Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pequeño comercio alerta de su “asfixia silenciosa” y urge subvenciones directas

Zona Aberta solicita una reducción de impuestos debido a las restricciones y pronostica un cierre masivo de negocios si no se establecen más ayudas

Una clienta en una tienda de deportes de Vilagarcía.  | // NOÉ PARGA

Una clienta en una tienda de deportes de Vilagarcía. | // NOÉ PARGA

El pequeño comercio lleva casi un año de “asfixia silenciosa”. “Hemos sufrido un duro golpe y estamos gravemente afectados por las consecuencias indirectas de la pandemia, como los cierres perimetrales que impiden que clientes de otras localidades y comarcas puedan venir a comprar a nuestros establecimientos, o los cierres totales o parciales de otros sectores, lo que provoca que la gente no salga y por tanto no gaste”.

La presidenta de Zona Aberta, Rocío Louzán, cifra entre un 40% y un 50% la caída de ventas en estos meses de pandemia, por lo que solicita que las restricciones “vengan acompañadas de ayudas directas y de reducción de impuestos (IVA, Seguridad Social, ...), ya que estos tendrían que ir unidos a las limitaciones que estamos sufriendo (si estamos al 50% de aforo, impuestos al 50%)”. Advierte la asociación de comerciantes de Vilagarcía que “nuestros gastos están siendo muy superiores a nuestros ingresos”.

A ello se unen “los préstamos que hemos recibido y que tenemos que empezar a pagar estos meses”. “No sabemos cómo vamos a hacer ya que seguimos sumergidos en la misma situación y con dichos créditos lo único que hemos conseguido es tener que endeudarnos más”, lamentan.

Zona Aberta envió este comunicado a los medios antes de que el presidente de la Xunta anunciase las nuevas medidas para contener el COVID, que obligan a cerrar todos los comercios no esenciales a las 18.00 horas desde mañana miércoles. Por tanto la situación del sector se agrava todavía más.

Compartir el artículo

stats