Las quejas que varios transportistas que utilizan la Autopista del Atlántico (AP-9) han servido al Partido Popular para cargar contra la líder del BNG en Galicia, la nacionalista Ana Pontón, a través de una moción que fue aprobada ayer en el pleno, en la que se le exige que presione al gobierno central para que baje el coste de los peajes. El regidor vilanovés, Gonzalo Durán, no dudó en recomendar a la nacionalista que, en lugar de recurrir a protestas, que “son algo de cara a la galería” que actúe “de forma inteligente y que amenace al PSOE con romper los pactos municipales y dejar que gobierne la lista más votada, que por otra parte, es la opción más democrática; verá como bajan los peajes en menos de un mes”.

Durán emplaza a la líder nacionalista a que deje de ser “la muleta tonta del PSOE y haga lo que tiene que hacer para conseguir la rebaja de los peajes en la AP-9; si no lo hace, es que es cómplice de lo que está ocurriendo y es tan responsable como los socialistas, porque lo de las manifestaciones no deja de ser un ejercicio de cinismo”. Para romper los pactos, Durán llega a plantear una fecha, el 28 de febrero, “verá Pontón como el PSOE se pone las pilas”.

En la moción, los conservadores no dudan en rechazar la subida, por cuarto año consecutivo, de unos peajes de la AP-9 que encarecen a los transportistas su uso y recuerdan que “el BNG vendió que pactó la investidura con Sánchez a cambio de rebajas en la AP-9, y ante el incumplimiento clamoroso del pacto por el Gobierno de PSOE y Podemos, se limita, de forma vergonzosa y en voz baja, a decir que está en contra, pero no se atreve a romper sus pactos, ni a nivel central, ni de diputaciones ni en los concelllos gallegos con el PSOE, en una clara demostración de falta de seriedad y fariseísmo político, así como de engaño a todos los ciudadanos de Galicia, a los que tanto pregona defender”.

El pleno también sirvió para aprobar de forma provisional la modificación puntual número 17 de las Normas Subsidiarias de Vilanova. Esta modificación tiene como objetivo reformar el régimen sobre alineaciones urbanísticas fijadas en el rural vilanovés para evitar que los propietarios pierdan tanto terreno y que el Concello se haga cargo de viales sobre dimensionados. La modificación se lleva a cabo ante la ausencia de un Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) que regule el urbanismo en Vilanova.