Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Callos para llevar o en las terrazas para un San Mauro pendiente del COVID

Los callos se degustarán en casa o en las terrazas. |  // NOÉ PARGA

Los callos se degustarán en casa o en las terrazas. | // NOÉ PARGA

Los tiempos de pandemia obligan a reinventarse para poder celebrar citas gastronómicas y festivas que están marcadas en el calendario. Una de esas fechas es el 15 de enero en Vilanova, una cita en la que se honra a San Mauro en la primera romería del año en O Salnés y se degustan los mejores callos de la comarca. Sin embargo, el COVID-19 ha obligado a modificar sustancialmente la actividad, que se limitará a actos religiosos, y la forma de degustar la gastronomía, con varios bares ofreciendo servicio “take away” o la posibilidad de saborearlos en las terrazas, pese a que las condiciones meteorológicas no son las mejores.

Tres establecimientos (Pé de Cuba, Dorna y Timón) prepararán callos para llevar, la fórmula preferida para muchos ante las restricciones que entrarán en vigor esta medianoche. No habrá ninguna otra actividad relacionada con la gastronomía. Lejos quedan las carpas que se instalaban en las inmediaciones de la capilla dedicada al santo en Vilanova, donde se ofrecían cientos de raciones de callos. Aunque esa carpa ya no se instaló en los últimos años, los establecimientos hosteleros se llenaban cada 15 de enero de vecinos que, aprovechando la jornada festiva, recorrían todos los bares para descubrir la mejor de las raciones de callos.

En lo que respecta a la tradición religiosa del San Mauro, la jornada de mañana arrancará a las 9.00 horas con la primera de las eucaristías previstas para la jornada. La misa solemne, que tendrá lugar en la iglesia de San Cibrán, donde se venera la imagen de San Mauro, se celebrará a las 12.00 y no incluirá la tradicional procesión, una diferencia importante con las fiestas patronales celebradas el pasado mes de septiembre, donde salieron las imágenes, aunque en un recorrido muy corto. Además, para acceder al interior del templo habrá que cumplir las medidas sanitarias que rigen este tipo de celebraciones, llenándose hasta completar aforo manteniendo la distancia de seguridad.

Por la tarde, volverán a repetirse las misas, siendo la última de ellas a las 19.30 horas.

El San Amaro de este año será, así, muy descafeinado y diferente de lo que ha sido en anteriores ediciones, donde la fiesta recorría las calles de Vilanova y se había convertido en una de las celebraciones más apreciadas por los vecinos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats