Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vilagarcía da la bienvenida a la vacuna más deseada

La residencia ServiSenior, en As Carolinas, fue el centro elegido para efectuar las primeras 46 vacunaciones contra el COVID en el área sanitaria Pontevedra-O Salnés

Los sanitarios llevaron a cabo un protocolo sin fisuras para la correcta administración de todas las vacunas que eran nominales.  | // I. ABELLA

Los sanitarios llevaron a cabo un protocolo sin fisuras para la correcta administración de todas las vacunas que eran nominales. | // I. ABELLA

Miguel Carreiro, enfermero jefe. | // I. ABELLA

José Ramón Gómez, gerente del área sanitaria. | // IA

Una de las dosis suministrada ayer. | // I. ABELLA

Vilagarcía se convirtió ayer en puerta a la esperanza al recepcionar las primeras vacunas contra el COVID de todo el área sanitaria Pontevedra-O Salnés. La residencia Servisenior, sita en As Carolinas, fue el escenario elegido para la administración de las primeras dosis de la farmacéutica Pfizer entre los 27 residentes y 19 trabajadores del centro. Todo ello en una jornada que arrancó muy temprano con la llegada del transporte especializado con los nueve viales a 70 grados bajo cero que derivaron en las 46 inoculaciones realizadas. Las primeras de las muchas que vendrán en los próximos meses para terminar con la pandemia que dio paso a una nueva y rechazada normalidad.

Tras los pertinentes pasos para preparar cada dosis a la temperatura ideal para su administración, se fueron sucediendo los pinchazos con absoluta normalidad. Nadie se planteó ni por un segundo rechazar una inyección que se tendrá que volver a repetir dentro de tres semanas exactamente para completar el proceso de vacunación. El seguimiento a cada una de las personas vacunadas fue exhaustivo durante la media hora posterior a la infiltración, sin detectarse ningún problema en la reacción posterior.

José Ramón Gómez, gerente del área sanitaria Pontevedra-O Salnés, supervisó en todo momento los protocolos. Asimismo no dudó en apuntar: “Es un día emocionante para los sanitarios después de tantas semanas de incidencias. Es un día de esperanza. La vacunación empezó el domingo y hoy (por ayer) hacemos una residencia en cada una de las áreas sanitarias. A partir de aquí se establecerá un calendario donde vamos a vacunar a residentes y trabajadores de geriátricos de toda Galicia. A continuación irán los profesionales sanitarios, empezando por aquellos ámbitos que tengan un contacto más directo y asisten a pacientes COVID. Posteriormente se seguirá vacunando a la población general, pero también con unas prioridades”.

Con un volumen de personas, entre trabajadores y residentes, de cerca de 1.900 personas en todo el área sanitaria, se establecerá un calendario de vacunación para que, según explica Gómez, “todos estén vacunados en un plazo de tres semanas. Para después de Reyes tendríamos vacunado al 100% de profesionales y residentes de nuestra área”. En esta línea puntualizó que “en toda Galicia la cifra en residencias es de 37.000 personas. Y el personal sanitario del Sergas puede rondar las 38.000 personas. Por eso que entre los dos primeros niveles de vacunación, rondaremos las 80.000 personas en toda Galicia”.

En la residencia Servisenior no se detectó ningún positivo desde el comienzo de la pandemia. Con todo ello, José Ramón Gómez destacó la aceptación total a la administración de la vacuna. Añadió a este respecto que “es un colectivo, el de las personas de residencia, muy vulnerable y esta sensibilidad a la vacuna y a la información que lleva circulando desde el arranque de la vacuna en Reino Unido, Estados Unidos y Canadá, dan esa sensación de seguridad de que en principio es muy eficaz. No esperamos un volumen importante de rechazo a la vacuna”.

Por otro lado, el gerente del área sanitaria también se refirió a las razones que rigen las restricciones en cada concello. “Uno de los criterios es la tasa de incidencia acumulada a 14 días. Sin embargo, hay otros criterios y entre ellos está el porcentaje de PCRs positivas. Un dato que si sube del 5% es un indicador de que hay un cierto problema de control de la pandemia. Precisamente en Pontevedra y O Salnés estamos muchos días por encima de ese 5%. La mayor preocupación es que se pueda producir una saturación de la estructura sanitaria. De modo, que también utilizamos el volumen de pacientes positivos que se atienden en urgencias, el porcentaje de ocupación de UCI y el porcentaje de ocupación de camas en hospitalización. Todo esto sumado es lo que hace que se tome una u otra decisión”, finalizó.

“En Cambados no se ve una evolución estable”

Los concellos de Cambados y A Illa son los que más preocupación están causando en cuanto a su evolución. Precisamente el gobierno cambadés se queja de que, tras varias semanas con una incidencia acumulada a 14 días inferior a 250, no varía su nivel de restricciones como viene sucediendo en otros municipios. En este sentido, José Ramón Gómez apuntó que “Cambados podría estar con un nivel menor de restricción, pero en el conjunto está subiendo la hospitalización. Ahora mismo tenemos a 44 personas ingresadas en planta y 10 personas en UCI”. El gerente del área sanitaria fue más allá al señalar que “en Cambados no apreciamos todavía una evolución estable en el tiempo. Te encuentras días que está bajando y días a continuación en que sube. Hay una serie de picos que hace que la situación no se considere todavía lo suficientemente estable para poder disminuir las medidas de restricción. Lo que tampoco queremos es que una semana se puedan quitar las restricciones y vernos obligados a volver a ponerlas 7 o 10 días después. Preferimos esperar a que los datos sean lo suficientemente estables para que, una vez sacadas las restricciones, se mantenga la medida en el tiempo”. El hecho de que A Illa esté con una restricción menor respecto a Cambados también dio lugar a una explicación, “diferenciamos concellos de más o menos de 10.000 habitantes, puesto que el virus lo único que precisa es la interacción social. Entonces A Illa está con las máximas restricciones dentro de pueblos de menos de 10.000. Se podrían tomar medidas más restrictivas, pero se tomó la determinación de apostar por planificar un cribado mucho más amplio sobre la población de A Illa. Es una decisión ya tomada a falta de planificar las fechas”.

Compartir el artículo

stats