Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidade elige la residencia Servisenior de Vilagarcía para continuar la vacunación

Es uno de los siete centros gallegos en el que se reparten las 350 dosis sobrantes | Aún hay 8 empleados positivos tras el brote de Ribadumia | Se inmuniza a 1.884 personas

Una profesional realiza la PCR a una joven de A Illa. | // IÑAKI ABELLA

Porche de entrada de la residencia Domusvi de Ribadumia. | // I.ABELLA

El Sergas ha elegido la residencia Servisenior de As Carolinas en Vilagarcía para iniciar esta misma mañana el plan de vacunación contra el COVID 19 en la zona norte de la provincia de Pontevedra y aprovechar así las 350 dosis sobrantes del inicio de la campaña. En esta primera fase se pretende inmunizar a un total de 1.884 personas, entre residentes en centros geriátricos y personal.

El tremendo brote de COVID 19 que afectó en noviembre a la residencia Domusvi de Ribadumia todavía mantiene a ocho trabajadores de baja debido a la alta carga viral que soportaron. Por ello, es uno de los centros diana para la vacunación que, en este caso, se llevará a cabo el próximo 7 de enero, aunque los trabajadores del centro ya estaban convocados para ayer 28 de diciembre, antes de aplazarlo.

En un primer aviso, la dirección del centro subrayó el hecho de que la Xunta de Galicia les solicitó el listado de trabajadores activos a fecha del 22 de diciembre “para verificar cuántos se van a vacunar y sus categorías”. Todos ellos estaban obligados a contestar al correo “pues si algún trabajador no quiere someterse a la misma tenemos que comunicarlo”. Se entendía que el silencio implicaba ser incluido de oficio en el listado.

En la Xunta se explicó asimismo a todos los centros de mayores del área de Pontevedra-O Salnés que a cada uno “se desplazarán equipos formados por enfermería en Atención Primaria, con experiencia en vacunación y que serán responsables de recepcionar, organizar y administrar las dosis”.

Se añade que cada uno de los profesionales procederá a la administración de la vacuna “a 45 residentes/trabajadores por sesión”, por lo que en la comunicación enviada a los trabajadores les agradecen que se agilice en la medida de lo posible “la preparación de los residentes”.

Asimismo, exponen que “con el fin de habilitar y utilizar los espacios de vacunación más adecuados, el equipo sanitario se pondrá en contacto con la residencia”. Este correo fue matizado a finales de la pasada semana cuando Sanidad les comunicó que les cambian la fecha de vacunación SARS-COV 2 que pasa al 7 de enero de 2021.

Y aunque parezca que el proceso se ha normalizado tras el grave brote de noviembre que afectó a 120 usuarios y una veintena de trabajadores del centro, el personal se muestra muy intranquilo “porque hemos vuelto a las andadas, de modo que ni siquiera han programado los refuerzos de noche”, lamenta la portavoz del colectivo Sonia Jalda.

En este corto espacio de tiempo, los trabajadores de la Domusvi de Ribadumia han acudido en más de una ocasión a Inspección de Trabajo tanto por el sobreesfuerzo que desempeñan como por otras cuestiones de índole laboral. “Los compañeros de baja por COVID-19 se les reconoce por enfermedad común por lo que pierden tres días de salario y luego perciben el 75% del sueldo; la nómina de diciembre la abonaron en dos pagas y luego retiraron la segunda aportación, y muchos siguen sin disfrutar las vacaciones de 2020 por lo que corren el riesgo de perderlas si no las disfrutan en el año”, explica la sindicalista arousana.

Jalda cree que los responsables de la residencia de Ribadumia están en la obligación de dar un giro a la gestión pues en la actualidad son 144 los usuarios que todavía se encuentran en el centro. En el último mes han fallecido nueve residentes por COVID.

Riesgo latente en gran parte de la comarca

El riesgo de contagios por COVID sigue muy presente en la comarca de O Salnés aunque se conozcan parámetros que invitan a un cierto optimismo como es el caso de O Grove que ayer comunicó un enfermo menos frente a los seis nueos casos de Cambados que pasa a tener 33 pacientes en seguimiento. La localidad que más preocupa a las autoridades sanitarias en O Salnés es el municipio isleño, en el que ayer había 102 positivos, los mismos que el domingo por lo que el alcalde Carlos Iglesias reconoce que está “muy preocupado” y razón no le falta pues se trata de una localidad en la que sus 5.000 vecinos residen en un caso urbano de 2,5 kilómetros cuadrados. Tampoco ha habido cambios en los datos de Vilagarcía de Arousa que mantiene los 116 positivos del día anterior, una evolución que no permitirá rebajar las restricciones en el comité clínico, salvo aquellas que expresamente se dicten para celebrar el cambio de año. Cambados, a su vez, ha contabilizado seis casos más que el día precedente, loque dificultará el alivio de las medidas de contención

Cribados en la villa de O Grove y en Vilagarcía

El caso de O Grove parece radicalmente distinto a los anteriores pues ayer volvió a contabilizar seis casos menos que se suman a los diez negativos del domingo, por lo que son 42 los contagios activos. Esta buena tendencia no ha sido óbice para que el Sergas cambié la programación del cribado para la franja de población comprendida entre los 15 y 24 años. Convocó a unos 10.000 jóvenes que deberán pasar en horario de mañana o tarde por las instalaciones de Monte da Vila mañana miércoles y el jueves. Cabe recordar que se trata de un segmento de población que ha demostrado muy poca carga viral como se observó en los resultados de A Illa con un solo positivo de los 324 jóvenes que acudieron a la llamada de Sanidade. Tras las pruebas a esos miles de jóvenes mecos, el equipo del Complejo Hospitalario de Pontevedra regresará de nuevo a Vilagarcía para someter al personal del centro comercial de Arousa, el próximo sábado 2 de enero, para detectar nuevos positivos.

Compartir el artículo

stats