Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigan a una conservera de Ribeira por el vertido de fuel a la ría en octubre

El Seprona considera que la mancha se debió a un derrame presuntamente accidental en la planta de Frinsa | Las corrientes y el dispositivo de limpieza evitaron daños al ecosistema

Dos embarcaciones participan en la contención y limpieza de la mancha a mediados de octubre. |   // FDV

Dos embarcaciones participan en la contención y limpieza de la mancha a mediados de octubre. | // FDV

El Seprona de la Guardia Civil de A Coruña ha abierto una investigación contra una fábrica conservera de Barbanza, por su presunta relación con el vertido de hidrocarburos que se produjo en la ría de Arousa entre el 10 y el 15 de octubre pasados. El Seprona considera que la industria pudo incurrir en un delito contra el medio ambiente y los recursos naturales. La empresa investigada es Frinsa, y en principio todos los indicios apuntan a que el derrame fue accidental.

El vertido puso en alerta a la ría de Arousa a mediados de octubre, después de que el avión de Salvamento Marítimo detectase en un vuelo ordinario una mancha oscura en el mar, de más de un kilómetro de longitud. En un primer momento se creyó que podría tratarse del sentinazo de un barco mercante, pero a las pocas horas los investigadores ya descubrieron que el derrame procedía del emisario submarino de Punta Touro, en Ribeira.

El avión de Salvamento localizó el vertido el 13 de octubre, y tras poner los hechos en conocimiento del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, este equipo pudo averiguar que el 10 de octubre llegó a varios puntos de la red municipal de saneamiento de Ribeira un derrame presuntamente accidental de combustible de fuel, que procedería de la planta de cogeneración de una empresa ubicada en el polígono ribeirense de Xarás.

Posteriormente, explica la Guardia Civil, una parte del combustible derramado llegó al emisario submarino que parte de las antiguas instalaciones de la estación depuradora de Punta Touro, que vierte las aguas residuales provenientes del polígono industrial de Xarás en la ría de Arousa.

Según la Guardia Civil, otra parte del combustible llegó a la nueva depuradora de Couso, “si bien la mayor parte quedó retenida en las estaciones de bombeo (del saneamiento municipal), donde se realizaron tareas de limpieza y retirada del mismo por parte de un gestor de este tipo de residuos”, facilitado por la propia empresa Frinsa.

La aparición de la mancha generó un gran preocupación en la ría, al tratarse de una sustancia peligrosa para la biodiversidad. Así, aunque estaba bastante lejos de la costa, y fue rápidamente acotada con medios anticontaminación, se llegaron a cerrar por precaución los polígonos bateeiros próximos.

Salvamento Marítimo llegó a activar el Plan Marítimo Nacional, en nivel de emergencia 1, y durante varios días más media docena de embarcaciones de Salvamento Marítimo y el servicio de Gardacostas de la Xunta estuvieron limpiando el vertido, que se recogía con mantas absorbentes.

A pesar de que el vertido se localizó inicialmente en la bocana de la ría de Arousa, en las proximidades de la isla de Rúa, la intervención de los servicios de emergencias no pudo impedir que partes del mismo se desprendiesen y llegasen a las proximidades de Sálvora e incluso Ons.

Desde el Seprona se resalta que, “gracias a las corrientes marinas y la dirección del viento esos días, así como a los trabajos realizados por Sasemar y Gardacostas, el vertido se pudo contener sin que afectara a alguno de los polígonos de bateas de mejillón de la zona, evitando que llegara a las costas con el potencial perjuicio no solo en los cultivos marinos, sino también en las especies de flora y fauna de la ría de Arousa, espacio ya de por sí sometido a una elevada presión antrópica”.

En este sentido, una de las demandas más importantes del sector pesquero y marisquero de la ría de Arousa es precisamente la de mejorar el saneamiento, para evitar vertidos industriales o domésticos a la ría, con sus consecuentes perjuicios sobre el ecosistema.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats