Tras analizarla detenidamente, José Cacabelos Rico, el alcalde socialista de O Grove, cree que la decisión de la Xunta de permitir una reapertura de la hostelería escalonada, y con limitación de aforos, “es una medida tomada para no tener que pagar ayudas económicas”.

El regidor, que consultó la propuesta del Gobierno gallego a los hosteleros locales, concluye que “todos me dicen que la propuesta de la Xunta para reabrir sus locales es, en estas condiciones, económicamente inviable”. 

“Todos me dicen que la propuesta de la Xunta para reabrir sus locales es, en estas condiciones, económicamente inviable"

José Antonio Cacabelos Rico - Alcalde de O Grove

Y es esto lo que lo lleva a exigir al Gobierno autonómico “que mantenga los fondos de ayuda al sector y los haga efectivos de una vez por todas”.

Lo que quiere decir es que la Xunta “tiene que garantizar respaldo económico a todo aquel hostelero que decida no abrir sus puertas en las condiciones establecidas”, ya que, si no lo hacen, “no es por capricho, sino porque no le dan los números y los ingresos no le van a cubrir los gastos que van a tener que afrontar”.

“Si no abren no es por capricho, sino porque no le dan los números y los ingresos no le van a cubrir los gastos"

José Cacabelos - Alcalde de O Grove

Abundando en ello, insiste en reclamar que esos fondos autonómicos destinados al sector “se paguen de verdad, ya que hasta ahora todo han sido anuncios y ninguna realidad”, lamenta.

Locales hosteleros de O Grove. Iñaki Abella

Aunque sostiene que tampoco es una sorpresa, ya que es una postura que está “en sintonía con esa política habitual de la Xunta y del presidente Alberto Núñez Feijóo basada en prometer y prometer, sin cumplir con nada ni con nadie”.

A juicio del máximo mandatario meco, “el sector sigue necesitando ayuda, pues no es viable para los propietarios de bares, cafeterías o restaurantes abrir terrazas al 50% y solo hasta las cinco de la tarde, con un máximo de cuatro personas por mesa”.

 “Seguimos estancados y con las máximas restricciones” 


Al analizar la situación epidemiológica en su municipio, así como los baremos establecidos para implementar o recortar medidas preventivas frente al coronavirus, José Cacabelos señala que en O Grove “seguimos muy estancados y con las máximas restricciones”.

Esto quiere decir que los mecos “vamos a seguir con cierres perimetrales y medidas extremas en cuanto a restricción de movilidad durante varias semanas más, y aunque no quiero ser pesimista, puede que estemos así todo el mes de diciembre”, pronostica.

No lo es, considera, “porque deberán adquirir materia prima, encender cocinas, contratar camareros y cocineros y, en definitiva, afrontar una cantidad de gastos que no van a poder cubrir con los ingresos que van a obtener”.

Además, “si fuera verano, incluso podría verse esta decisión de otra forma, pero en invierno, sin turistas y con temperaturas gélidas, esta reapertura escalonada de la hostelería es una mala propuesta que para los empresarios carece de sentido”.

Reconoce Cacabelos que “quizás pueda haber algún bar que sirva desayunos o alguna cafetería que otra que estén interesados, pero va a ser una medida con una incidencia mínima, casi nula, como así me lo transmiten los propios hosteleros locales”.

Negocios hosteleros en A Toxa. M.M.

En resumen, que “no compensa reabrir en estas condiciones, que más bien parecen una artimaña política de la Xunta para ahorrar el dinero que tendría que pagar a la hostelería”, reitera el alcalde.

Una decisión que se adopta “a pesar de que en O Grove y otras muchas localidades no estamos ahora mejor que hace tres o cuatro semanas”, reconoce.

“Es preferible seguir con la hostelería cerrada quince días más, a la espera de que mejorare la situación epidemiológica"

Por eso cree que “es preferible seguir con la hostelería cerrada quince días más, a la espera de que mejore la situación epidemiológica".

Te puede interesar:

De hacerlo así, "después podría tomarse la decisión de reabrir los locales todo el día y con mayores aforos, como mínimo con las terrazas hasta un 75% y con horario permitido hasta el toque de queda de las once de la noche”.