Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La macroplanta de compostaje en Baión levanta cierta inquietud en la parroquia

Las instalaciones ocupan una superficie similar a la que tiene Sogama en Cerceda | La localidad coruñesa obtuvo compensaciones | La Xunta destina 25 millones al proyecto

Proceso de transferencia de residuos en la planta de Sogama. |   // IÑAKI ABELLA

Proceso de transferencia de residuos en la planta de Sogama. | // IÑAKI ABELLA

La elección del polígono de Baión (Vilanova de Arousa) para acoger la macroplanta de compostaje del sur de Galicia ha generado cierta preocupación e inquietud entre los vecinos que confían en que a lo largo de esta semana se expliquen los pormenores de un proyecto que se conoció gracias al desglose de los Presupuestos autonómicos para 2021.

La Dirección Xeral de Calidade Ambiental, Sostenibilidade e Cambio Climático anunció este mismo viernes la inclusión de una partida de 25 millones para las tres plantas de compostaje en Galicia, siendo la de Vilanova la de mayor dimensión y con un tamaño similar a las instalaciones de Sogama en Cerceda (A Coruña). Las otras dos se situarán en Ourense y Lugo, respectivamente, pero con mucha menor capacidad.

El primer paso ya se consumó con la compra de siete parcelas en el polígono de Baión por un importe de 1.5 millones de euros que, con IVA, suman 1,86 millones. Prácticamente es una manzana entera del polígono empresarial que se revitaliza también con el proyecto de la empresa Vinova Group de congelados que acaba de anunciar que se instalará en este parque en los próximos meses.

Los vecinos de Baión y limítrofes ven con optimismo la revitalización de un parque que se encontraba en estado selvático con apenas un puñado de empresas asentadas.

La adquisición, de hecho, ya es oficial por parte de la empresa Sogama a Suelo Empresarial del Atlántico (SEA) en un acuerdo que se interpreta como de sintonía entre las administraciones estatal y autonómica repecto a proyectos que van a ser alimentados con fondos europeos. En concreto la planta que Sogama propone para Vilanova “será la primera en ponerse en marcha”, tanto que su proyecto básico se licitará antes de finalizar el presente ejercicio, explicó la conselleira Ángeles Vázquez.

El megaproyecto implica la construcción de una gigantesca nave con tecnología puntera para el tratamiento de 15.000 toneladas diarias de basura orgánica y de otras 7.000 toneladas de estructucturante, imprescinidible para el proceso de generación de abono.

El proyecto está muy vinculado a la normativa comunitaria europea que establece que los biorresiduos se reciclen en origen antes del 31 de diciembre de 2023, una obligación que implicará la puesta en marcha de otras iniciativas como la instalación de contenedores de color marrón exclusivos para orgánicos, cuyo ejemplo ya puede observarse en ciudades como Pontevedra, adelantada en la iniciativa.

Sin embargo, la bondad a grandes rasgos del proyecto no es óbice para que en el entorno de Baión exista cierta preocupación por los efectos negativos que suponga la presencia de este tipo de instalaciones en la parroquia.

“Evidentemente en la parroquia va a haber un debate sobre lo que supone la presencia de este tipo de instalaciones, cómo repercutirá su funcionamiento y otros problemas como el mayor tráfico de camiones por la red viaria”, reconoce Pepe Sabarís, presidente de la asociación cultural “O Castro”, muy vinculada a la vida de esta parroquia.

De momento, la Xunta evitó el ruido y se limitó a anunciar la intención de construir la instalación en el polígono vilanovés, pero se desconoce el proyecto que ejecutará Sogama (Sociedade Galega de Medio Ambiente), el tipo de maquinaria y tecnología que empleará y las repercusiones medioambientales que pueda generar este proyecto.

El alcalde de Vilanova Gonzalo Durán también reconoció que solo conoce superficialmente la iniciativa y que espera que a lo largo de la presente semana se presente el estudio más detallado del proyecto. Con todo prefiere ser positivo en el sentido de que repercutirá en la riqueza de la localidad y, sobre todo, creará “empleos verdes”, imprescindibles en un futuro que apueste contra el cambio climático y la reducción del CO2.

Y en este sentido también hay que sumar una importante inversión de la Consellería de Medio Ambiente para planes relacionados con la llamada “Galicia Verde” en la que O Salnés tendrá especial atención y preferencia.

En concreto se anunció una inversión de 1,7 millones para los planes de ordenación de espacios naturales y conservación de especies, además de otros 3,7 millones para la conservación de parques naturales y Red Natura por lo que incluye la práctica totalidad de municipios de la comarca de O Salnés que se encuentran en un espacio declarado como reserva de la bioesfera.

Las inversiones en eficiencia energética tanto de edificios públicos como privados forman asimismo parte de los propósitos de la Xunta para el próximo ejercicio económico, gracias al incremento presupuestario que impulsan los fondos europeos ligados a la pandemia del COVID, y que supone un tercio más que en 2020.

Compartir el artículo

stats