Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vilagarcianos también podrán hacer la prueba del Covid sin ir a Pontevedra

El equipo de Enfermería de San Roque empezará a pasar los test de antígenos a partir de la próxima semana | Vilanova y Cambados ya atendieron a los primeros pacientes

Una enfermera del centro de salud de Vilanova realiza el test de antígenos a una mujer en su vehículo, ayer. | // IÑAKI ABELLA

El Sergas también realizará los test de antígenos en Vilagarcía, entre finales de esta semana y principios de la siguiente. De este modo, los vecinos de la capital arousana que presenten síntomas compatibles con coronavirus podrán realizar la prueba sin necesidad de desplazarse a Pontevedra, como hasta ahora. Eso sí, serán los médicos de cabecera los que prescriban la necesidad de pasar el test -un paciente no puede acudir por iniciativa propia al centro de salud-, y la prueba de antígenos es válida únicamente en caso de que el enfermo lleve siete días o menos con los síntomas. Eso sí, la sensibilidad de la analítica se reduce a partir del quinto día de la aparición del cuadro clínico, según sanitarios arousanos consultados.

El Sergas pretende descentralizar poco a poco las pruebas de detección del Covid-19. En este sentido, ya han empezado a funcionar los “Covid-Auto” de Cambados y Vilanova, y en los próximos días lo harán también los de Vilagarcía y Baltar, en Sanxenxo.

En un primer momento, los test de antígenos se pasarán en siete centros de salud del área sanitaria de Pontevedra-O Salnés. Gradualmente, se hará en los 44 ambulatorios restantes.

En Vilanova, el servicio ya empezó a funcionar anteayer lunes, pese a que el Ayuntamiento había anunciado que arrancaría hoy miércoles. Y la prueba que se hace es la de antígenos, no la PCR, como también había adelantado la administración municipal.

Los test se realizan con cita previa entre las 13.00 y las 14.00 horas, sin que el paciente baje de su coche, y bajo una carpa instalada para ese fin y para la toma de muestras del Sintrom.

En la prueba de antígenos, un enfermero recaba una muestra de las mucosas nasofaríngeas del sospechoso de Covid-19 mediante la introducción de un hisopo por las dos fosas nasales durante cinco segundos en cada una. Se calcula que el diagnóstico tiene una fiabilidad del 90 por ciento.

El resultado se conoce en un cuarto de hora, y si el test es positivo -si el paciente está contagiado de Covid-19-, se le comunica al médico de cabecera, para que este determine el tratamiento a seguir.

Lo habitual es que este decrete el confinamiento inmediato del enfermo, pues la prueba de antígenos tiene una alta fiabilidad. En caso de duda, puede instar al paciente a desplazarse a Pontevedra, donde se confirmará o descartará el diagnóstico mediante una PCR.

Las primeras pruebas en O Salnés se realizaron ya el lunes en Vilanova. Se recogieron muestras a tres pacientes, y dieron todas negativas. El operativo se desarrolla bajo una carpa, para evitar la incomodidad de la lluvia y preservar la identidad del paciente. Los voluntarios de la agrupación local de Protección Civil colaboraron durante el montaje de la instalación, y ayer acudieron también al centro de salud para ayudar a los usuarios a acceder con el coche al lugar indicado por los sanitarios.

En Cambados, por su parte, la Policía Local ha vallado y señalizado un carril frente al centro de salud, reservándolo para que los sospechosos de tener Covid-19 puedan aparcar ya delante del ambulatorio.

La finalidad de la descentralización de las pruebas es aumentar la capacidad de diagnóstico. De este modo, se confía en detectar antes los positivos, con lo que se decretaría antes el aislamiento de los mismos y se reduciría la propagación de la enfermedad.

Con la puesta en marcha de este servicio de pruebas de coronavirus en O Salnés se colma parcialmente una demanda de la sociedad arousana. En Vilagarcía, los partidos políticos llevan semanas reclamando la creación de un “Covid-Auto” para las PCR en el Hospital do Salnés.

Compartir el artículo

stats