Una veintena de personas, en representación de diversos colectivos sociales del municipio y de los grupos políticos en la corporación, se congregó ayer en la Praza da Feira de Meaño en demanda de la restitución del servicio de pediatría en Dena.

Se trataba de una concentración simbólica, cuyo reducido aforo venía condicionado por el Covid. El acto, promovido por el grupo de gobierno, tuvo lugar a las 12 del mediodía. Los congregados fueron distribuyéndose por la plaza a fin de guardar la distancia física, equipados cada uno con un cartel que se entregaba a la entrada en que rezaban misivas como “Pediatra en Meaño, xa”.

El alcalde Carlos Viéitez hizo lectura de un comunicado en el que recordaba que “los niños y niñas del rural tienen derecho a asistencia médica en el municipio que elegimos para vivir, el lugar en el que casi todos nacimos.” “Los que vivimos en el rural también somos ciudadanos de primera y tenemos derecho a que nuestros hijos e hijas tengan un pediatra”.

Acto seguido, lamentaba que “estamos cansados de buenas palabras y compromisos que no se cumplen”, en relación al adquirido por la gerencia del área sanitaria, que le había manifestado en septiembre que restituiría el servicio de pediatría en Dena. Sin embargo, el pasado 27 de octubre se les confirmaba en Montecelo a los representantes políticos meañeses que no se restablecería el servicio, arguyendo la falta de pediatras y que Dena-Meis era una plaza poco atractiva para los profesionales.

“Estamos asistiendo –continuaba Carlos Viéitez– a una situación en atención primaria en la que no se consolidan los cambios organizativos implantados durante el pico de la pandemia, basado en limitar el acceso a los centros de salud, transformando las consultas presenciales en telefónicas, o incluso por correo electrónico”.

La situación en Meaño se complica con la jubilación del médico Enrique Caamaño que se producía esta misma semana, tal y como refería el regidor.

Era uno de los dos galenos que pasaba consulta en el centro de salud de As Covas, que es que tiene mayor carga asistencial del municipio, “y por ahora no mandaron sustituto” argumentaba el regidor arousano.

En la última parte del comunicado se recordaba la labor de la alcaldía desde su toma de posesión en pro de la demanda, con diversos escritos de protesta remitidos a la Consellería de Sanidade, pero que no han encontrado el eco deseado. “No nos podemos quedar callados –admitía el regidor estos días– ante lo que consideramos una discriminación de los niños y niñas de Meaño”.

Desde ahora, el servicio de pediatría para el municipio de Meaño se divide entre los centros de salud de Portonovo y Cambados. Los niños de las localidades de Dena, Meaño, Simes, Lores y Xil se derivan hacia el centro de salud de Baltar (Portonovo), y los de Padrenda y Cobas hacia Cambados, en atención a su mayor proximidad geográfica. Una división que el Sergas comunicara ya al concello en la anterior legislatura, y de la que mismo la alcaldesa se hacía pública en un pleno.

Desde los años 90 el concello de Meaño venía contando con un servicio de pediatría que compartía con otros concellos, con un profesional que dividía horarios. El último lo hacía con el concello de Meis, de tal forma que el pediatra titular pasaba consulta en el centro de salud de Coirón-Dena de 9 a 11 de la mañana, y a partir de ahí se desplazaba al de Meis para atender luego en este municipio hasta las 15 horas. Este servicio empezó a cojear en los meses de verano por períodos vacacionales de la pediatra titular, más bajas laborales cuando se producían, y que no venían siendo cubiertas por el Sergas, ante las protestas de usuarios y los gobiernos locales que se vinieron repitiendo a lo largo de los años.