El convulso arranque de la campaña del centollo en Galicia deja, a pesar de todo, algunos motivos para la esperanza del sector. Con las ventas bajo mínimos, a causa de la disminución de la demanda provocada por la pandemia y el cierre del canal Horeca, al menos quedan compradores que “salvan los muebles” a la flota de enmalle en las diferentes lonjas de la comunidad.

En la “rula” más importante, la de O Grove, donde cada año se consiguen los mejores resultados económicos por la venta del preciado crustáceo, resulta especialmente significativo el papel que desempeña la empresa Curropesca, asentada en el polígono industrial de Xarás, en el municipio arousano de Ribeira.

Arranca la segunda semana de campaña del centollo Manuel Méndez

Esta firma mayorista de pescado y marisco fresco, dedicada a la comercialización nacional e internacional desde hace más de 40 años, distribuye a diario el producto que adquiere en las diferentes lonjas de la comunidad, desde Vigo a Muros o la Costa da Morte y Lugo. Puede decirse que el centollo que consigue en ellas lo entrega a sus clientes gallegos, mientras que al exterior suele enviar el de O Grove, habitualmente el más caro.

Lo hace así porque “es un centollo que garantiza tanto el tamaño como el sabor; un producto de máxima calidad que se diferencia claramente del obtenido en otros puertos gallegos”, explican en Curropesca.

"El de O Grove garantiza tanto el tamaño como el sabor; es un producto de máxima calidad que se diferencia claramente del obtenido en otros puertos"

Curropesca

De ahí que cada día, desde que empezó la temporada, adquiera en la lonja meca entre 200 y 300 kilos de ese molusco que se diferencia con una marca de calidad propia, la de “Centollo de O Grove”; una etiqueta lanzada hace años por la cofradía de pescadores San Martiño, que “es sinónimo de confianza para el consumidor”, sostienen en el pósito.

Pendientes de la evolución de los precios


La flota de enmalle de las provincias de Pontevedra y A Coruña se encuentra inmersa en la segunda semana de campaña del centollo.

Está por ver cómo pueden evolucionar tanto las descargas como los precios. Pero, sobre todo, el sector está especialmente vigilante ante las normas preventivas que obliga a introducir la pandemia, ya que de la apertura del canal Horeca y el fin de los confinamientos va a depender el despegue definitivo de la actividad.

Ayer, por ejemplo, la lonja de O Grove subastó algo más de 2.000 kilos. Se marcó un precio máximo de 15,35 euros, al que se vendieron los primeros 128 kilogramos, mientras que a 15 euros salieron los 100 kilos siguientes.

A partir de ahí, la cotización fue bajando, hasta los 9 euros a los que se despacharon los últimos 1.332 kilogramos.

Al tiempo que en esta entidad animan a los clientes a buscar y exigir ese sello de calidad y diferenciación, en Curropesca apuntan que el centollo meco que adquieren lo reparten casi a partes iguales entre sus clientes de Madrid y Barcelona, dejando patente así que se trata de un producto en creciente expansión.

27

Comienza la segunda semana de campaña del centollo Manuel Méndez

En el mismo grupo mayorista, que o bien distribuye inmediatamente el producto adquirido o lo almacena en sus propios viveros, están convencidos de que el marisco gallego “es único y goza de una merecida fama internacional”.

Te puede interesar:

Pero también de que el centollo de O Grove es un claro ejemplo de esa calidad y puede que uno de los buques insignia del mar gallego en el exterior.

La marca registrada “Centolo do Grove”, motivo de orgullo para el pueblo


En febrero de 2019 la cofradía de pescadores lanzaba la marca registrada “Centolo do Grove”, para diferenciar al considerado “rey de los mariscos”.

La Oficina de Patentes aprobó la solicitud cursada por la Confraría de Pescadores San Martiño y registró esa marca para diferenciar el afamado producto pescado por la flota de enmalle en sus aguas y comercializado en su lonja.

El patrón mayor, Antonio Otero, ya explicaba entonces que “esto nos permitirá lucir el producto con una etiqueta especial en las subastas y que todo el centollo que salga de nuestro pueblo lleve ese sello o certificación que lo diferencie respecto al obtenido en otras zonas”.

A lo que añadía que se trata de “un motivo de enorme satisfacción y orgullo, no solo para la cofradía y los que vivimos de la pesca del centollo, sino para todos los vecinos de O Grove”.