Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A Illa rebusca en su pasado para ensalzar la historia de la conserva

El Concello trabaja en la elaboración de una ruta sobre una industria que marcó el desarrollo del municipio en los siglos XIX y XX

Chimenea de O Portiño, uno de los muchos vestigios de la conserva que quedan en A Illa. |   // NOÉ PARGA

Chimenea de O Portiño, uno de los muchos vestigios de la conserva que quedan en A Illa. | // NOÉ PARGA

Durante décadas, A Illa fue una de las grandes referencias conserveras de Galicia, un lugar que, pese a carecer del puente actual que les une al continente, acumulaba un gran número de fábricas de conserva, ya que llegó a haber activas cerca de una docena. Ese desarrollo industrial es historia en el municipio, donde todas aquellas conserveras acabaron desapareciendo de forma paulatina y, ahora, apenas queda la antigua fábrica de Goday y varias chimeneas que están protegidas por el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM).

Todo ese pasado ha comenzado a recopilarse por los departamentos de Cultura y Turismo para poner en marcha un proyecto que se va a conocer como Ruta Industrial da Conserva. “Hemos comenzado a recopilar datos sobre el pasado de la conserva en el municipio, una industria que, para un pueblo tan pequeño como el nuestro, fue muy importante por la gran cantidad de fábricas que llegó a haber”, explica la edil Rosi Viana. En este sentido, “estamos buscando documentación sobre la historia de cada una de las fábricas que nos permita elaborar un pequeño esbozo explicativo sobre su nacimiento, qué tipo de productos ofrecía y cuánto tiempo permaneció en activo”.

Aunque todavía quedan muchas cosas que perfilar y, sobre todo, falta la financiación necesaria para llevarla a cabo, la ruta se encuentra más o menos pergeñada, ya que arrancaría en el Centro de Interpretación da Conserva, situado en la primera fábrica conservera de Galicia, la de Goday, para recorrer puntos como, el propio Consistorio o el Auditorio, edificados sobre los restos de varias conserveras como la de Odosa, de la que todavía se mantiene la chimenea; A Salga, donde se encontraban varios constructores de embarcaciones, y las chimeneas que todavía se conservan, como la de O Portiño o la de Salvador Otero. El recorrido acabará en las casas modernistas de la calle Marqués de Bradomín, que pertenecieron a industriales conserveros y que han sido recuperadas recientemente para dedicarse a fines socioculturales. Allí también se visitarán los pozos de salazón, la génesis de la industria conservera de A Illa.

“El objetivo es crear una ruta circular a pie, que en cada punto estratégico, el visitante o los propios vecinos cuenten con un panel explicativo sobre las conserveras que se encontraban allí y que, incluso, se pueda descargar en su smartphone datos sobre la historia de la misma a través de un código QR”, explica Viana. El trabajo de recopilación y diseño de la ruta se inició hace tiempo, pero la aparición de la Covid-19 lo ha ralentizado por lo que “todavía no manejamos una fecha exacta para ver cuándo estará listo, pero confiamos en que sea lo antes posible”.

Además de la ruta, el Concello está trabajando en mejorar la dotación con la que cuenta el museo da Conserva, situado en la antigua fábrica de Goday. En estos momentos, se encuentran pendientes de la cesión de un par de autoclaves de otra fábrica conservera de la comarca. “No son de la época en la que trabajaba la fábrica de Goday, pero servirán para ayudarnos a mostrar el trabajo que se realizaba en la industria”, señala Viana.

A mayores, también se quiere incrementar el número de gafas de realidad aumentada, unos elementos que permitían al visitante observar como trabajaban las mujeres de aquella época. “Queremos ampliar a cuatro el número de gafas de realidad aumentada por tratarse de una opción muy atractiva para los visitantes que se acercan a A Illa”, indica. Estas gafas se presentaron el pasado año y pronto se convirtieron en uno de los grandes atractivos del museo. Sin embargo, este año, por cuestión del coronavirus, no pudieron ofrecerse a los visitantes al ser complicada su desinfección.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats