El Concello de Valga sigue adelante con la aplicación del plan de compostaje. Esta vez da cuenta de la entrega, en el Auditorio Municipal, de medio centenar de composteros más destinados a otros tantos domicilios de la localidad, con lo que podrán obtener abono natural a partir de los restos orgánicos generados en cada caso.

La semana que viene se entregarán otros, el martes y el jueves, en la Escola Taller, en este para residentes en los lugares de Forno, Socastro y Gándara, citándose previamente por carta a los destinatarios para que acudan a recogerlos y asistan a las reuniones explicativas.

El maestro compostero del Concello y técnicos del Plan Revitaliza, impulsado por la Diputación de Pontevedra, son los encargados de coordinar este tipo de entregas de recipientes que se hacen acompañar de las citadas charlas para explicar a los vecinos cómo montar y utilizar esos composteros.

Uno de los técnicos mostrando el funcionamiento de un compostero.

Uno de los técnicos mostrando el funcionamiento de un compostero. FdV

Insisten en el gobierno local en que para desarrollar este proceso “pueden utilizar restos de comida cocinada o cruda, como carne, pescado, espinas, huesos, la piel de la fruta o las patatas, restos de café y elementos vegetales como el césped recién cortado o plantas de cualquier tipo”.

Cabe insistir en que “cada vez que se introduzcan restos en el compostero”, y para favorecer el proceso de descomposición, “deben cubrirse con una capa de estructurante a base de hojas secas, paja, restos de poda triturados u otros restos leñosos similares”.

Para facilitar esta labor el Concello ya ha iniciado el proceso de licitación mediante el que adquirir una máquina trituradora, tal y como se explicaba hace días.

Una vez obtenido el abono o compost, “éste podrá emplearse para abonar la huerta, plantas o árboles frutales”, insisten en el ejecutivo local, que además de repartir los composteros entrega a cada vecino un aireador y un termómetro con los que supervisar el proceso de compostaje.

Buena acogida entre el vecindario

Tras repartir los cien primeros composteros individuales, el gobierno de José María Bello Maneiro destaca que “la aceptación de este proyecto por parte de los vecinos está siendo muy buena, con un alto interés por sumarse a este nuevo modelo de gestión de los biorresiduos”.

Te puede interesar:

No hay que olvidar que además de repartir estos composteros domésticos, el Concello implanta centros de compostaje comunitarios como el que empezó a funcionar la semana pasada en la Avenida da Coruña, en el cual las aportaciones de residuos orgánicos por parte de los vecinos están siendo ya elevadas. Hasta tal punto que “la primera unidad está ya casi por la mitad de su capacidad.

En próximas fechas también se instalarán composteros comunitarios en la calle Oya Salgueiro y en el colegio Baño-Xanza.