Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fátima Abal urge medidas de seguridad para la PO-550 frente a los Salesianos

La nueva delegada de la Xunta, Luisa Piñeiro, compromete colaboración absoluta ante el inicio de las obras del centro de salud y el comedor escolar del colegio San Tomé

Abal y Piñeiro mantuvieron ayer una reunión de trabajo en Cambados. | // FDV

La nueva delegada territorial de la Xunta en Pontevedra, Luisa Piñeiro, visitó ayer el Concello de Cambados para conocer cuáles son las principales necesidades de esta entidad y la manera de afrontarlas. Una de las peticiones que le puso encima de la mesa la alcaldesa, Fátima Abal, fue la instalación de medidas de seguridad en la PO-550, a la altura del colegio de Salesianos, un entorno en el que resulta imposible para los peatones cruzar de un lado a otro. “Creemos que es necesario que se instale algún paso, sea a través de semáforos o de puente elevado para peatones en un lugar muy complicado por la curva y el cambio de rasante que existen.” A mayores, en este vial, se da un grave problema con la recogida de aguas residuales y pluviales que “están sin separar en algunos puntos, lo que causa vertidos habituales que deben ser solucionados”.

Además de estas propuestas para la PO-550, el Concello volvió a insistir con el estado de dos temas recurrentes que llevan tiempo sin resolverse: el Plan Especial de la plaza de abastos y la DEUP del salón José Peña, cuestiones que van más lentas de lo que se esperaba en Portos de Galicia, ente con el que Cambados también quiere negociar la desafectación de terrenos en el casco urbano y las tasas por el uso de los mismos que debe abonar, sobre todo si se tiene en cuenta que “asumimos gastos que no nos corresponden, algo que se comprometió a estudiar”, explica Abal.

De hecho, Piñeiro recogió la solicitud para la posible firma de un convenio que permita revertir los terrenos de la fachada central del casco urbano en favor del Concello, en las que se encuentra el paseo marítimo.

La delegada territorial de la Xunta ofreció “colaboración absoluta y clima de entendimiento entre ambas administraciones”, algo que quedaría demostrado con el inminente inicio de las obras de mejora del centro de salud y del comedor escolar del colegio San Tomé. Estas obras cuentan con una inversión de la Xunta de 110.000 euros que permitirá la remodelación del centro sanitario en una intervención que no va a interferir en su actividad, ya que se desarrollará en horario de tarde y noche, mientras que el comedor escolar se acometerá en un aula del colegio de San Tomé. Desde el año 2017, Piñeiro destaca que la Xunta ha realizado inversiones por 23 millones de euros, con especial incidencia en las áreas de formación y empleo, educación e infraestructuras.

Compartir el artículo

stats