Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los arousanos disfrutan del recorrido íntegro por la primera Vía Verde gallega

La lluvia del fin de semana redujo la afluencia de caminantes y ciclistas | El puente viejo del ferrocarril cuenta con nueva plataforma de madera | Ya es un reclamo turístico

Un ciclista cruza el puente de la Vía Verde de O Salnés. | // IÑAKI ABELLA

Los arousanos han estrenado este fin de semana el trayecto completo de la Vía Verde que atraviesa las localidades de Vilagarcía, Caldas de Reis y Portas, la primera íntegramente gallega y que se ejecutó sobre el antiguo trazado ferroviario.

Aunque la afluencia fue reducida debido a las lluvias del fin de semana, caminantes y ciclistas han tenido oportunidad de conocer la espectacular ruta tras haber concluido los trabajos de restauración del viejo puente de hierro, una obra que acometió la Xunta de Galicia.

La Administración autonómica invirtió cerca de 200.000 euros en la recuperación del histórico viaducto y la colocación de las señales del sendero que está llamado a convertirse en alternativa de ocio verde para vecinos y turistas.

La obra de más complejidad consistió en la restauración del puente metálico pues su estado de conservación dejaba bastante que desear tanto por el uso durante casi un siglo como por el abandono reciente al que se vio sometido.

La Xunta comprendió el valor de esta infraestructura que cruza el río Umia y apostó por un acondicionamiento integral dado “su valor arquitectónico”.

En la Consellería subrayan que los trabajos consistieron no solo en la retirada de los elementos de la antigua vía, sino que se llevó a cabo una limpieza en profundidad de toda la estructura, además de realizar necesarios trabajos de aseguramiento de la misma. “Se repararon los estribos y todos los elementos metálicos dañados, además de la contrucción de una nueva plataforma sobre la que se instaló una tarima de madera así como barandillas y nuevas protecciones laterales para caminantes y ciclistas que hagan este recorrido”.

Además de estas obras, la Xunta instaló las señales correspondientes a lo largo de todo el trazado y ubicó el mobiliario urbano en las áreas de descanso y en los miradores existentes en los 9,2 kilómetros de actuación.

La Vía Verde ya fue abierta hace algunas semanas de forma oficial por la Diputación y los tres Ayuntamientos por los que discurre el trazado, una vez que culminaron los trabajos de construcción a los que se habían comprometido dichas instituciones locales, un acto que se realizó por el interés que despertó este proyecto entre los ciudadanos.

La actual situación sanitaria que aconseja evitar aglomeraciones en las ciudades ha multiplicado el interés de los ciudadanos por este tipo de espacios al aire libre; de ahí el éxito que tienen entre deportistas o simples caminantes que quieren disfrutar de un paisaje espectacular que hasta ahora solo unos pocos conocieron a bordo de un antiguo vagón de tren.

La apuesta de los alcaldes de los tres ayuntamientos por los que discurre esta primera Vía Verde ha sido elogiada por la conselleira este pasado fin de semana. Ángeles Vázquez reconoció que es un ejemplo de reciclaje y “aprovechamiento de los recursos existentes; y en definitica un buen ejemplo a gran escala de lo que se denomina economía circular”, por la que es necesario apostar.

Compartir el artículo

stats