Cuando PP y PSOE de Catoira empezaron a barajar la posibilidad de presentar una moción de censura con la que desbancar al BNG y formar un gobierno de coalición, entre sus prioridades estaba la reforma y práctica reconstrucción del campo de fútbol. Tras cargarse a los nacionalistas, y aunque lo del pacto bipartito no fue posible, al menos oficialmente, las dos fuerzas mantienen una sintonía que se traduce en la consecución de diferentes proyectos, ayudas e inversiones. Y entre ellos está, precisamente, la mejora de ese terreno de juego.

Quizás la Administración local podría haber conseguido estas ayudas de todos modos, pero no cabe duda de que esas buenas relaciones entre socialistas y populares vikingos parecen estar facilitando mucho las cosas cuando se trata de negociar y arrancar compromisos en la Xunta.

A modo de ejemplo, puede decirse que después del dinero conseguido ya para este campo de fútbol con anterioridad, y de otras obras llevadas a cabo últimamente, el alcalde socialista Alberto García y la conselleira conservadora de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, han firmado telemáticamente un convenio de colaboración que permite al municipio vikingo beneficiarse de un adelanto del Fondo de Cooperación del Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS).

Iván Caamaño y Alberto García. FdV

En la práctica, esto supone que la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, anticipa 236.143 euros al Concello de Catoira para financiar la obra de reforma de las instalaciones del campo de fútbol municipal de As Lombas, dando respuesta así al que fue caballo de batalla, antes, durante y después de la campaña electoral de 2019, del líder de los conservadores catoirenses, Iván Caamaño.

“Las obras a ejecutar se centrarán en el terreno de juego, con la instalación de un nuevo césped artificial”

Consellería de Medio Ambiente

La Xunta explica que el Concello de Catoira podrá devolver al IGVS esos 236.143 euros “en ocho anualidades, de forma cómoda y sin intereses”, a lo que añade que “las obras a ejecutar se centrarán en el terreno de juego, con la instalación de un nuevo césped artificial”, además de programarse la renovación de las gradas y la reposición de la cubierta de las mismas.

La renovación de barandillas, sustitución de los asientos en mal estado y la reforma de los vestuarios, “acondicionándolos y eliminando barreras arquitectónicas”, completan la actuación prevista.

La financiación del IGVS


La Consellería de Medio Ambiente recuerda que el Fondo de Cooperación del IGVS, puesto en marcha en 2017 con una dotación inicial de 10 millones de euros, permitió repartir en las dos primeras anualidades casi cinco millones de euros con los que garantizar la ejecución de 18 actuaciones de rehabilitación y conservación de inmuebles en una decena de municipios gallegos.

Asimismo, en la convocatoria de ese Fondo de Cooperación para el presente ejercicio se tramitaron peticiones por un importe global de 2,2 millones de euros, y entre las mismas está la planteada por el Concello de Catoira para acometer la reforma integral de su campo de fútbol.

Hay que tener en cuenta que esta herramienta de financiación fue creada para facilitar a las Administraciones locales “la financiación necesaria para acometer proyectos de rehabilitación mediante la concesión de préstamos sin intereses”.