Gardacostas de Galicia se apunta nuevos tantos en su lucha diaria contra el furtivismo. El departamento dependiente de la Consellería do Mar, que como siempre, desplegó su trabajo por tierra, mar y aire, pudo recuperar en los últimos días un total de 750 útiles de pesca y marisqueo (nasas, "cacharros" de pulpo, trueles, salabardos y similares), un vehículo, alrededor de 570 kilos de distintas especies y 800 metros de artes de enmalle, es decir, las redes que se emplean para la captura de especies como el centollo, que sigue en veda y no debe regresar a los puertos hasta el 9 de noviembre.

 Sucedió en diferentes controles llevados a cabo en todo el litoral de Galicia, resultando especialmente significativos los decomisos efectuados en Ferrol y Vigo, aunque sin perder de vista los efectuados en Arousa.

Ferrol

En la ría ferrolana, por ejemplo, los operativos desplegados por Gardacostas permitieron decomisar “la mayor cantidad de pescado y marisco, con más de 340 kilos”, destacan en la Consellería que dirige Rosa Quintana.

Pero es que, además, los funcionarios de Gardacostas intervinieron a los furtivos y/o pescadores ilegales 40 útiles, un vehículo y 650 metros de artes de enmalle.

Respecto al vehículo, Mar detalla que “fue requisado en una actuación conjunta entre los agentes de Gardacostas y la Guardia Civil en la que se identificó a dos personas a las que, además del vehículo en el que transportaban la mercancía, también se le requisaron alrededor de 95 kilos de vieira y dos equipos de buceo”.

"En una actuación conjunta entre los agentes de Gardacostas y la Guardia Civil se identificó a dos personas"

Consellería do Mar

Se trata, no cabe duda, de un dato llamativo, teniendo en cuenta que el tráfico ilegal de vieira puede considerarse un delito contra la salud pública.

Centollo intervenido por los agentes. Gardacostas

Vigo

En cuanto a la ría de Vigo, los agentes se incautaron de 586 aparatos, de los cuales 550 eran “cacharros”; artefactos ilegales que suelen emplearse de forma furtiva para la captura de pulpo y fueron aprehendidos en un control desarrollado en Oia.

Sin salir de la ría viguesa, puede detallarse que el servicio de inspección pesquera también decomisó más de 18 kilos de pescados y mariscos.

Pontevedra y Arousa

Ya en la ría de Pontevedra, los decomisos consistieron en 15 kilos de distintas especies y 150 metros de artes de enmalle, mientras que en Arousa, con bases operativas de Gardacostas en Vilagarcía y Ribeira, fueron decomisados más de 47 kilos de pescado y marisco, junto a 68 útiles.

En lo referido al trabajo efectuado en esta ría para frenar el furtivismo, cabe destacar los controles efectuados en aguas de A Illa de Arousa, donde los guardacostas se incautaron de 30 nasas y alrededor de dos kilos de pulpo, todo ello sin identificar y, por tanto, calado ilegalmente.

Nasas ilegales recuperadas en la lucha contra el furtivismo.

Nasas ilegales recuperadas en la lucha contra el furtivismo. Gardacostas

Muros-Noia, A Coruña, Ares-Betanzos y Costa da Morte

Otros operativos destacados efectuados en las Rías Baixas tuvieron lugar en Muros-Noia, donde fue posible recuperar 28 kilos de pescado y marisco, junto a dos útiles de pesca ilegales.

Los operativos de los agentes llegaron, igualmente, a la ría de A Coruña, donde requisaron más de 104 kilos de marisco y 50 útiles.

En el pantalán de Oza, por ejemplo, decomisaron 68 kilos de nécora, 17 kilos de bogavante y 3 kilos de camarón en el interior de diez viveros y tres trueles, todo ello ilegal.

Para terminar, en Ares-Betanzos los integrantes de Gardacostas aprehendieron once kilos de marisco y seis útiles, mientras que en A Costa da Morte “hicieron diferentes controles en los que requisaron alrededor de cinco kilos de marisco”.