El Ayuntamiento de Vilagarcía está ultimando los detalles de la segunda edición de la campaña “Son da casa” para incentivar las compras en el comercio y hostelería locales de cara a la Navidad, y así poder seguir ayudando al sector en esta complicada situación. Por ello, Ravella volverá a emitir otros 3.750 lotes de bonos (igual que en la primera edición) que los ciudadanos podrán adquirir por 20 euros y canjear por importe de 30 en los establecimientos adheridos.

Esta nueva campaña se desarrollará entre finales de noviembre y finales de enero para coincidir con las compras navideñas y el inicio de las rebajas de invierno. Para que esta iniciativa de la Concejalía de Promoción Económica beneficie al mayor número posible de negocios, desde el departamento que dirige Alba Briones animan a los que no participaron en la primera edición a hacerlo ahora dirigiéndose a tle@vilagarcia.gal o llamando al teléfono 986 099 200, en las extensiones 218 o 219 para realizar la preinscripción.

La campaña experimental tuvo una gran acogida entre los establecimientos de la ciudad, con unos 170 de distintas actividades: tiendas de ropa, calzado, joyerías, decoración, librerías, papelerías, restaurantes, bares, alimentación, ferreterías, peluquerías, reparación de calzado, clínicas de fisioterapia, belleza, droguerías, tiendas de música o deporte.

También entre los ciudadanos el resultado fue muy bueno, pues se agotaron los 3.750 lotes de bonos puestos en circulación en apenas dos meses (de julio a septiembre).

Y a nivel económico, la inversión inicial del Concello de 37.500 euros para subvencionar cada lote de bonos con 10 euros generó un volumen de negocio por encima de los 200.000 euros. “Esto se debió a que buena parte de las personas que acudían a las tiendas adheridas a comprar con los bonos, hacía un gasto superior”, explican desde Ravella.