Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un año de crisantemos

Los consumidores apuestan mayoritariamente en el mercado de Cambados por la flor gallega ante el elevado precio de la procedente de América debido al coronavirus

El mercado de Cambados se desarrolla al aire libre y bajo carpas individuales por puestos en el Paseo da Calzada.   | // N.PARGA

El mercado de Cambados se desarrolla al aire libre y bajo carpas individuales por puestos en el Paseo da Calzada. | // N.PARGA

Un año de crisantemos

Tal y como ya se preveía, los consumidores han comprado este año para Difuntos mayoritariamente flor plantada en Galicia, como crisantemos o margaritas. Así se ha visto en el Mercado das Flores de Cambados, que abrió ayer sus puertas.

El Covid-19 ha provocado la cancelación de innumerables vuelos entre Europa y Colombia y Ecuador (grandes productores de especies como la rosa), y en consecuencia escasea la flor de importación. La que hay es por lo tanto más cara que otros años.

Así las cosas, los consumidores se han decantado más por los paquetes de “boris”, una variedad de crisantemo, que se venden en el Mercado das Flores de Cambados a entre 10 y 14 euros de media, o los paquetes de margaritas, que cuestan en torno a cinco euros. Muchos ya llevaban los centros elaborados, que se vendían desde 20 euros.

El concejal de Economía, Xurxo Charlín, afirma que hubo mucha afluencia al mercado, pero que, “la gente vino de forma muy escalonada”. “Había gente a primera hora de la mañana y a las horas de mediodía, cuando otros años eso no pasaba. Al repartirse así, no se formaron colas para entrar”, señala.

El Mercado das Flores de Cambados tiene 22 puestos de venta, lo que lo convierte en el más grande de la comarca. Este año está marcado por las normas anticovid, de modo que se ha trasladado al Paseo da Calzada, para que pueda celebrarse al aire libre.

Hay un límite de aforo de 150 personas, y los puestos están dispuestos a ambos lados del paseo. Se han habilitado dos carriles de paso, separados por vallas, para evitar que la gente se cruce, y en las entradas hay vigilantes que toman la temperatura a los visitantes antes de acceder al recinto.

El edil afirma que también acudieron muchos compradores, “que otros años iban a Portugal a coger la flor, porque allí hay almacenes y viveros que venden a particulares, y sale más barato, pero esta vez no pueden ir por el cierre de la frontera”.

El mercado seguirá abierto hoy sábado de 9.00 a 20.00 horas, de forma ininterrumpida, y mañana domingo abre de 9.00 a 2 de la tarde.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats