A finales de septiembre, Vilagarcía y Vilanova se convertían en los primeros municipios de O Salnés sometidos a restricciones sociales por el avance del coronavirus. Pronto se les unirían Sanxenxo, Meis y Cambados. Pero un mes después, esas limitaciones no solo no lograron doblegar la curva ascendente del Covid-19 en O Salnés, sino que el número de casos ha aumentado considerablemente.

En estos momentos, entre los nueve ayuntamientos de O Salnés suman 218 personas confinadas tras dar positivo por coronavirus. El 1 de octubre, cuando la Xunta de Galicia proporcionó datos municipales por primera vez, eran 179, casi 40 menos que ahora. Veinte días después, la comarca arousana asistía a una tímida mejoría de la situación, con 155 positivos. Pero fue un espejismo. El brote de la residencia de la tercera edad de Ribadumia, el fuerte crecimiento de casos detectado en O Grove en pocos días, y el aumento sostenido de infecciones en Vilagarcía han llevado a O Salnés de nuevo a una situación epidemiológica muy delicada.

Por municipios

En Vilagarcía hay 77 casos activos, uno más que en la víspera. Ribadumia es ahora el segundo ayuntamiento de O Salnés con más positivos, a consecuencia del brote en el geriátrico. En concreto, tienen 32, de los cuales 25 están relacionados con la residencia.

En Vilanova hay dos casos más que el miércoles, de modo que ahora contabilizan 28. También ha aumentado la incidencia del coronavirus en Cambados en las últimas horas, con 26 casos activos, tres más que en la víspera. En Sanxenxo son 18, uno menos que el miércoles.

Un caso muy preocupante en estos momentos es el de O Grove. Hace solo una semana era un ayuntamiento donde la presencia de la enfermedad era muy escasa. Pero en cuestión de apenas tres días, aumentaron nueve casos, y ahora ya son 15. Desde el miércoles hasta ayer se diagnosticó de Covid-19 a dos vecinos más.

En Meis hay 11 contagiados (los mismos que el día anterior), en A Illa seis (también es la misma cifra que en la víspera), y en Meaño hay cinco, dos menos que el miércoles.

Residencias y colegios

Preocupa la situación en las residencias de la tercera edad. La de Ribadumia es la que está peor, con 25 contagiados, de los cuales 20 son mayores.

El geriátrico de la empresa Domus Vi ha sido intervenido por la Xunta de Galicia para reforzar el personal, velar por el cumplimiento de las normas anticovid y mejorar la asistencia sanitaria a los residentes, y se ha ordenado el traslado de 10 usuarios que dieron positivo. Seis fueron derivados al hospital Povisa de Vigo, y otros cuatro fueron evacuados a primera hora de la noche del miércoles a la residencia integrada Ballesol Pardo de Vera, también en Vigo. Fuentes consultadas indican que por ahora están todos asintomáticos.

La Consellería de Política Social explica que la residencia Ballesol se ha puesto en funcionamiento hace solo una semana, y que acogerá únicamente a usuarios de geriátricos que hayan dado positivo por Covid.

Otra residencia de O Salnés en la que ha habido casos de Covid es el asilo de Cambados. En un primer momento dieron positivo cuatro trabajadoras, todas ellas monjas de la congregación religiosa que

Una familia desesperada

Isabel Martínez es nuera de una octogenaria residente en el centro DomusVi de Ribadumia, y dio positivo tras el cribado masivo realizado a principios de esta semana. Antayer salió de la residencia en ambulancia, e Isabel Martínez afirmó a primera hora de la tarde que no sabían a donde la habían llevado. “Esta mañana (por ayer) mi cuñada llamó al hospital de Povisa, y allí le dijeron que no está. Entonces llamó a la residencia de Ribadumia, y le contestaron que allí tampoco estaba y que no sabían a donde la habían llevado”. La familia, muy preocupada, recurrió al concejal del PSOE en Ribadumia, José Lede, quien a su vez intentó realizar algunas gestiones en la Xunta de Galicia para intentar ayudar a la familia. Martínez está indignada por una situación que considera inhumana. “El lunes nos llamaron para decirnos que mi suegra había dado positivo, pero que estaba asintomática, y que la tenían aislada en una habitación”. “Al día siguiente -prosigue la nuera de la residente- nos llamaron diciendo que la iban a trasladar a Povisa, y que nos iban a organizar una videollamada con ella, para que tanto ella como nosotros nos quedásemos más tranquilos. Pero al final no hubo ni videollamada ni nada”. Por su parte, la Consellería de Política Social ha manifestado al respecto de las quejas de Isabel Martínez que la mujer está ingresada en Vigo, en la residencia integrada Boullosa Pardo de Vera. Política Social declara que, “la residente no estuvo desaparecida en ningún momento”, y que si bien en un primer momento estaba previsto trasladarla a Povisa, después se decidió ingresarla en la Pardo de Vera. Además, recalcan que informaron en todo momento a los familiares “de referencia” de la octogenaria del destino de la mujer. “La familia ya fue informada a primera hora de la mañana”.

Vellez Digna: “La intervención del geriátrico de Ribadumia ha salvado vidas”

Francisco Bermúdez, presidente de la asociación Vellez Digna, aplaude a la Xunta por la rápida intervención de la residencia de Ribadumia, que se ha producido sin esperar a que se alcanzase un 15 por ciento de contagios entre los residentes, como en otras ocasiones. “Tenemos que aplaudir, y mucho, esta intervención, porque tal y como estaba esa residencia acabarían contagiándose el 90 por ciento de los usuarios. Se han salvado vidas seguro”. La Xunta ya ha asumido la gestión de seis residencias gallegas desde el inicio de la pandemia, y cuatro de ellas están gestionadas por la multinacional DomusVi. Colectivos de trabajadores y de familiares de residentes, como Trega y Vellez Digna, respectivamente, llevan meses quejándose de la gestión de la empresa. En el caso de Ribadumia denunciaron, entre otras supuestas irregularidades, una endémica falta de personal médico y de enfermería, lo que impide cuidar en buenas condiciones a los residentes, y que los trabajadores ni siquiera recibían todas las mascarillas que necesitaban. La compañía, por su parte, afirma que siempre se cumplieron los protocolos de prevención del Covid y que han tenido una comunicación fluida con las familias.

Cenar a las 20.00 horas en Meis

El aumento de contagios, el toque de queda y el cierre de facto del turismo amenazan con dañar mucho al sector hostelero. Por ello, el Ayuntamiento de Meis ha lanzado una campaña de apoyo a la restauración a través de las redes sociales.

La Administración local ha publicado un mensaje en el que invita a los vecinos a adelantar a las 20.00 horas el momento de la cena, para de ese modo poder comer tranquilo y no incumplir el toque de queda. Además, relaciona los nombres de 22 negocios de hostelería, clasificados según su parroquia.