DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Carlos Fresnadillo | Director de cine y guionista. Premio Honorífico Curtas 2020

“Todos tenemos fantasmas y demonios, y verlos en la pantalla ayuda a que se vayan”

“El contenido audiovisual está más de moda que nunca” por el auge de las plataformas de TV

Juan Carlos Fresnadillo.

Juan Carlos Fresnadillo. FdV

Es uno de los invitados estrella de “Curtas Festival do Imaxinario”. De hecho la organización del festival vilagarciano lo distinguirá como “Premio Honorífico Curtas 2020”. Se trata de Juan Carlos Fresnadillo (Santa Cruz de Tenerife, 1967), un reconocido y premiado director de cine y guionista que fue candidato a los Óscar (al mejor corto de ficción con Esposados) y que visitará hoy por primera vez Vilagarcía -y Galicia- para mantener un encuentro con el público arousano. Será a las 20.15 horas en la sala de conferencias del Auditorio municipal.

– Es la primera vez que pisa tierras gallegas ¿Cuáles son sus expectativas?

– Me siento muy honrado y privilegiado que desde Galicia se reconozca mi trayectoria, y de forma muy avergonzada digo que no conozco esta tierra maravillosa, de la que tengo la impresión de que me voy a enamorar. Tengo una expectativa gigante. Es una tierra mágica, y qué mejor lugar para un creador al que le gusta la fantasía que un sitio como Galicia, un lugar inspirador. Me siento muy honrado y excitado de estar allá.

– Quizá pueda servirle de inspiración para una nueva película...

– Nunca se sabe, vete a saber.

– ¿Qué le contará a los espectadores de Curtas?

– Todavía no lo tengo pensado, tengo que hablar con la organización, pero me imagino que debatiremos sobre el cine que he hecho y el cine actual, mis próximos proyectos... Será una conversación casual y agradable con el público de Galicia.

– En medio de la actual pandemia, la organización de un festival de esta magnitud en una pequeña ciudad como Vilagarcía cobra gran importancia, casi luchando contra los elementos ¿Es usted de los que apuesta por continuar con la organización de actos manteniendo las precauciones o es más restrictivo?

– Yo soy del palo de que hay que tomar precauciones y respetar las normas. Pero dentro del marco de la seguridad y limitaciones en las que nos tenemos que mover en estos tiempos, hay que hacer todo lo que esté en nuestra mano por continuar con una vida lo más cotidiana posible. Siempre respetando las normas, hay que seguir adelante, promoviendo la cultura y actividades que nos acercan más a nuestra propia humanidad. El cine es parte fundamental de nuestra cultura, de nuestra historia y nuestro arte. Cualquier evento que decida continuar dentro de esta normalidad fastidiada a la que todos tenemos que acostumbrarnos es un esfuerzo muy valiente y loable, y hay que apoyarlo incondicionalmente. Cuando el director me comunicó la intención de darme este premio y de la iniciativa, decidí apoyarlo sin condiciones. Debemos acostumbrarnos a lo que nos está pasando y seguir haciendo nuestra vida normal.

– En 2007 dirigió “28 semanas después”, una película en la que también se habla de un virus, el de la rabia en las Islas Británicas. Casualmente hoy en día también estamos inmersos en una pandemia...

– No era mi intención adivinarlo pero ha ocurrido así. Es un poco paradójico. Es curioso cómo una película de ciencia ficción casi se convierte en real. Es tremendo. A veces pasa que la vida se parece demasiado al cine.

– ¿El sector audiovisual sobrevivirá a esta crisis sanitaria galopante?

– Yo soy optimista porque la pandemia ha demostrado que la forma de consumir cine ha cambiado. Se consume más tele en casa, la pandemia ha acelerado todavía más esto y el acceso a películas a través de plataformas tiene un aspecto positivo. Es muy fácil, directo e inmediato. Estamos viviendo una época dorada en cuanto a contenidos se refiere. Quizá echo de menos un poco el cine como un espectáculo colectivo. La liturgia de ir a una sala y estar rodeado de gente, inmerso varias horas en una sala oscura sin posibilidad de irte a hacer otra cosa, te hace dar un viaje a través de una historia y un trabajo realizado por un equipo artístico. En casa no es tan fácil y tan habitual. Yo me eduqué en esa cultura, pero evidentemente a pesar de que las salas estén tan reducidas y limitadas con lo que está pasando, espero que vuelvan a tener su momento cuando este pase. Las buenas noticias son que el contenido audiovisual está más de moda que nunca.

– Por tanto las plataformas de televisión de pago son el futuro.

– Ya son el presente y creo que a través de ellas podemos ofrecer contenidos desafiantes, de entretenimiento, de todo tipo de calidades y valores, y eso es algo a celebrar, la gran oferta que hay. Aunque no podemos perder de vista que el cine tiene algo de espectáculo colectivo y sería interesante no perder esa magia y esa liturgia de compartirlo con alguien en una sala a oscuras.

– A muchos nos gusta pasar miedo en el cine ¿Por qué?

– Cualquier historia se convierte en una forma de exorcizar ciertos fantasmas y demonios que todos tenemos, y verlos en la pantalla nos ayuda a sacarlos y de esa manera disolverlos. El cine es terapéutico, nos ayuda a eliminar ciertas zonas oscuras de nuestra alma. Ver los demonios en una pantalla nos ayuda precisamente a que se vayan, a que se coloquen en otro sitio.

– Hace unos años se mudó a Estados Unidos ¿Continúa viviendo allí?

– Me he planteado dividir mi vida entre Los Ángeles y España. Es interesante estar en los dos mundos y aprovechar lo mejor de cada uno de ellos. Vivimos tiempos un poco difíciles y me siento muy cerca de mi país con todo lo que está pasando. Quiero estar cerca de mi familia, amigos, es importante. Es bueno pasar un rato por aquí.

– ¿El Covid influyó en su decisión?

– Ya fue una decisión anterior. Llevo trabajando con la industria americana desde 2005 y decidí vivir en Los Ángeles en 2013. Estuve allí seguido seis años y desde 2018 o 2019 tomé la decisión de compaginar entre un sitio y otro e intentar tener una especie de dos cabezas, desarrollando proyectos aquí y allá.

– ¿Podría adelantar alguno nuevo?

– Tengo que confesarle que soy supersticioso, prefiero hablar de las cosas cuando están hechas. Lo único que puedo decir es que se trata de una película del género de fantasía que espero que el próximo año el virus nos deje rodarla.

Compartir el artículo

stats