El Sergas ordenó a primera hora de la noche del miércoles la evacuación de cuatro residentes positivos en Covid-19 del geriátrico DomusVi de Ribadumia, intervenido por la Xunta. Estos usuarios han sido trasladados a una residencia integrada de reciente creación ubicada en Vigo. La intención de la Consellería de Sanidade es que no haya ninguna persona con Covid-19 en el centro, para minimizar al máximo el riesgo de contagio a los demás.

Así las cosas, de los 20 usuarios que se infectaron, seis fueron derivados al hospital Povisa de Vigo, y al menos una decena más fueron trasladados a primera hora de la noche del miércoles al centro Boullosa Pardo de Vera de la ciudad olívica. En cualquier caso, fuentes conocedoras de la situación del brote han manifestado que todos están bien y que son asintomáticos.

Además, hay cinco trabajadores infectados, que están haciendo cuarentena en sus casas.

Familias desesperadas

Pero el flujo de información entre la dirección de la residencia de Ribadumia, el Sergas y las familias de los usuarios que dieron positivo parece haber fallado.

Isabel Martínez es nuera de Victoria D.P., una octogenaria que dio positivo tras el cribado masivo realizado a principios de esta semana. Ayer salió de la residencia en ambulancia, pero la familia aún no sabe donde está. “Esta mañana una hija llamó al hospital de Povisa, y allí le dijeron que no está. Entonces llamó a la residencia de Ribadumia, y le contestaron que allí tampoco estaba y que no sabían a donde la habían llevado”, se queja amargamente Isabel Martínez.

Hijo de la octogenaria desaparecida: "No sabemos si mi madre está viva o muerta"

La familia, muy preocupada, recurrió al concejal del PSOE en Ribadumia, José Lede, quien a su vez ha intentado realizar algunas gestiones en la Xunta de Galicia para intentar ayudar a la familia.

Isabel Martínez está indignada con la situación, que considera inhumana. “El lunes nos llamaron para decirnos que había dado positivo en Covid, pero que estaba asintomática, y que la tenían aislada en una habitación”. “Al día siguiente -prosigue la nuera de la residente- nos llamaron diciendo que la iban a trasladar a Povisa, y que nos iban a organizar una videollamada con ella, para que tanto ella como nosotros nos quedásemos más tranquilos. Pero al final no hubo ni videollamada ni nada y ni siquiera nos saben decir para donde la llevaron”.

La Consellería de Política Social ha manifestado al respecto de las quejas de Isabel Martínez y el hijo de la octogenaria, que la mujer está ingresada en Vigo, en la residencia integrada Boullosa Pardo de Vera.

Política Social manifiesta que, “la residente no estuvo desaparecida en ningún momento”, y que si bien en un primer momento estaba previsto trasladarla a Povisa, después se decidió ingresarla en la Pardo de Vera, un centro creado la semana pasada para acoger a mayores procedentes de residencias que hayan dado positivo en coronavirus.

Además, la Xunta de Galicia afirma que tuvo al tanto en todo momento a los familiares de contacto del destino de la mujer. “La familia ya fue informada a primera hora de la mañana”.

Vellez Digna aplaude la intervención

Francisco Bermúdez, presidente de la asociación Vellez Digna, aplaude a la Xunta por la rápida intervención de la residencia de Ribadumia, que se ha producido sin esperar a que se produjese un 15 por ciento de contagios entre los residentes, como en otras ocasiones. “Tenemos que aplaudir, y mucho, esta intervención, porque tal y como estaba esa residencia acabaría contagiándose el 90 por ciento de los usuarios”.

La Xunta ya ha asumido la gestión de seis residencias desde el inicio de la pandemia, y cuatro de ellas están gestionadas por la multinacional DomusVi. Colectivos de trabajadores y de familiares de residentes, como Trega y Vellez Digna, respectivamente, llevan meses quejándose de la gestión de la empresa.

En el caso de Ribadumia denunciaron, entre otras cosas, una endémica falta de personal médico y de enfermería, lo que impide cuidar en buenas condiciones a los residentes, y que los trabajadores ni siquiera recibían todas las mascarillas que necesitaban.

La empresa, por su parte, afirma que siempre se cumplieron los protocolos de prevención del Covid y que han tenido una comunicación fluida con las familias.