El Concello de Catoira fue escenario, esta tarde, del enésimo accidente de circulación protagonizado por animales salvajes. De nuevo han sido los jabalíes, como siempre cuando trataban de cruzar la calzada para desplazarse en busca de alimento.

En esta ocasión no se registraron daños personales, aunque sí cuantiosas pérdidas materiales. Las sufridas por el turismo que arrolló a uno de los cerdos salvajes que cruzaban la carretera, y cuyo cuerpo quedó destrozado sobre el asfalto, a la espera de que intervinieran los voluntarios de la agrupación de Protección Civil de Catoira para restablecer el orden en la vía.

En San Cibrán

Sucedió a eso de las siete de la tarde en la conocida carretera de acceso a Carracedo (Caldas) desde la localidad vikinga. Más concretamente cerca de la zona en la que se encuentra la ermita de San Cibrán, precisamente un lugar en el que ya se produjeron otros percances similares en los últimos años, provocados tanto por jabalíes como por caballos.

Tantos fueron ya los accidentes registrados en la localidad catoirense, y particularmente en la carretera que conduce a Carracedo, que la asociación animalista Libera reclamó en repetidas ocasiones la implantación de métodos no letales que eviten la presencia de los animales en las calzadas.

Lo ecologistas sostienen que jabalíes, zorros, corzos y otras especies se ven empujados hacia las vías de circulación en busca de zonas seguras a causa de la presencia de cazadores en los montes, y consideran que esto puede evitarse, por ejemplo, con la colocación de reflectores o la mejora del vallado en las autovías y vías rápidas.