La conselleira de Mar, Rosa Quintana, sufrió una caída que ella misma define como “tonta”, pero a consecuencia de la cual sufrió una rotura de húmero por la que hoy mismo tiene que ser intervenida quirúrgicamente.

El sector del mar le desea una pronta recuperación y confía en que se reincorpore “cuanto antes” a la actividad, ya que “su papel es fundamental en momentos tan difíciles como los actuales”, reflexionaban ayer diferentes dirigentes.

Ella confía en estar nuevamente operativa la semana que viene y agradece las múltiples muestras de cariño que le han transmitido a lo largo del día de ayer.

“Sabemos que la Consellería podrá seguir funcionando en su ausencia, pero deseamos que Rosa Quintana pueda estar de nuevo al frente de este departamento”, incidían tanto representantes de los bateeiros como depuradores, industriales conserveros y otros agentes implicados en el sector del mar.

Lo cierto es que han querido pronunciarse públicamente, para darle ánimos, dirigentes bateeiros como Javier Blanco y el presidente de la Asociación Gallega de Depuradores, Tito Fariña, cuya entidad será protagonista cuando en próximos días se convierta en nueva presidenta del Consello Regulador Mexillón de Galicia la mujer que abanderaba su candidatura, Lina Solla.