O Grove se dispone a movilizarse de nuevo. Y esta vez no quiere estar solo, sino que busca la implicación del conjunto de la comarca. Es su alcalde, el socialista José Cacabelos, quien se encarga de arengar a las masas diciendo que la sanidad pública atraviesa ahora su peor momento, precisamente cuando, a causa de la pandemia, es más necesaria que nunca.

Argumenta el regidor, instigador de otras protestas anteriores, que ya ha comunicado sus intenciones a la Mancomunidade do Salnés y que el objetivo ahora es organizar protestas ante la gerencia del Área Sanitaria Pontevedra-O Salnés, ante la sede de la Consellería de Sanidade e incluso “ante la residencia oficial del presidente de la Xunta, ya que él es, al fin y al cabo, quien tiene que tomar cartas en el asunto y resolver los problemas”.

Convencido de que “O Salnés tiene que movilizarse conjuntamente para poner freno a todo esto”, Cacabelos insiste en que “la situación sanitaria en O Grove es la misma que en los años setenta, cuando se atendía a los vecinos en la sede de la cofradía a manos de dos médicos”.

Lo que quiere decir es que “parece que hemos retrocedido medio siglo en cuanto a Atención Primaria, precisamente en el momento que es más necesaria que nunca, por eso debemos unirnos para exigir soluciones urgentes, y si la Xunta pide tantos fondos del Estado y Europa lo que debe hacer es invertirlos en sanidad pública de calidad”.