El Ayuntamiento de A Illa pide a los vecinos que el próximo lunes, 2 de noviembre, los niños no salgan a la calle a pedir caramelos y “esmoliñas”, como es costumbre en la localidad coincidiendo con la jornada de Difuntos.

El “Día de ir pedir” es toda una tradición en A Illa, pero el alcalde, Carlos Iglesias, firma un bando en el que hace una recomendación general de que este año no se celebre la fiesta.

A Illa es un municipio con muy pocos casos de coronavirus, y legalmente los niños podrían salir, puesto que no hay restricciones a la movilidad hasta la noche, pero el alcalde considera que lo mejor este año es prescindir de la costumbre, “pues nos encontramos de nuevo en estado de alarma provocado por un empeoramiento generalizado en todo el Estado de contagios y fallecimientos por el virus”.

Del mismo modo, el Ayuntamiento ha comunicado que suspende los actos de celebración del Samaín. “Ahora toca pedir el esfuerzo y sacrificio del tiempo de ocio de los niños, y la colaboración de los padres, para reforzar un bien común como es la protección de la salud de todos los vecinos”.

En el bando, el alcalde hace un llamamiento a la colaboración y responsabilidad, “de todos”, al tiempo que muestra, “un agradecimiento especial a todos los niños del pueblo”.

Por estas fechas eran habituales las fiestas de Halloween o Samaín, tanto en colegios como en espacios públicos de las localidades. Este año, sin embargo, no se llevarán a cabo.