DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La afluencia de peregrinos cae más del 80% como consecuencia de la crisis sanitaria del Covid-19

Lores: “Esperemos que el Xacobeo 2021 nos dé el impulso que necesitamos” | No se han alcanzado los 20.000 visitantes

El Camiño de Santiago todavía mantiene su actividad, aunque sea bajo mínimos. |   // NOÉ PARGA

El Camiño de Santiago todavía mantiene su actividad, aunque sea bajo mínimos. | // NOÉ PARGA

El Camiño de Santiago se ha convertido en uno de los grandes reclamos turísticos para las comarcas de O Salnés y Ullán, un marchamo que no ha podido evitar el duro golpe que ha supuesto la aparición del Covid-19 y las restricciones sanitarias que lleva aparejadas. Así lo reconoce el presidente de la entidad Amigos do Camiño portugués, Celestino Lores, cuyos cálculos apuntan a que la cifra de peregrinos ha caído más del 80% con respecto al año anterior. Cierto es que en 2019 pasaron por el Camiño Portugués o por la Variante Espirfitual 100.000 peregrinos, una cifra que se pretendía igualar este año hasta la aparición de la pandemia. “Calculamos que, finalmente, no llegamos a los 20.000 caminantes este año, una cifra muy pequeña si la comparamos con las que se venían registrando en los últimos años, pero que no es tan mala si se tiene en cuenta que 2020 ha sido atípico en muchos sentidos”, explica.

Lores no oculta que los datos indican que “ha sido un año negativo para los intereses del Camiño; con las cifras de años anteriores, habíamos solicitado la ampliación de los albergues que, este año han estado tristes y vacíos, pero también consideramos que hay espacio para el optimismo y eso se ve en que, pese a todo lo que nos rodea, el Camiño de Santiago resiste y todavía son una importante cantidad las personas que se lanzan a realizarlo”. Tampoco oculta Lores que ver tan vacío el Camiño le ha reportado tristeza y pena, pero “todavía hay esperanza en que se vuelva a convertir en lo que fue”.

La celebración del Xacobeo 2021 el próximo año es una piedra ardiendo a la que se agarran los responsables de los albergues, tanto públicos como privados, por el interés que “sigue despertando entre la gente, porque el Camiño es un lugar de encuentro, de meditación, de disfrute del paisaje y de encontrarse a uno mismo, y ese es su mejor atractivo”. De hecho, el responsable del colectivo reconoce que “son muchas las personas que están interesadas en recorrer el Camiño para el próximo año y realizan consultas para saber cuál es la evolución del virus y como está afectando a los peregrinos”. Pero Lores no se hace ilusiones al respecto al reconocer que “tenemos esperanza de que la gente vuelva pero nos encontramos con una situación muy cambiante, de gran incertidumbre, y no se pueden hacer cábalas a menos de una semana, para cuanto más realizarlas a un año vista, todo va a depender de cómo esté de controlada la pandemia”.

Además, los albergues que están situados a lo largo de las diferentes rutas que atraviesan la comarca de O Salnés y el Ullán han instalado todo tipo de medidas de seguridad para evitar posibles contagios de Covid-19 y “hasta el momento, que tengamos constancia, no se ha registrado ningún contagio, lo que indica que una ruta como esta es muy segura”. A la entrada de cada uno de los albergues se tomaba la temperatura a todos los que accedían a él, se instalaron geles hidroalcohólicos y se redujo su capacidad para garantizar la distancia social en los espacios comunes y en las habitaciones.

Pese a las restricciones que se han ido aplicando desde el pasado mes de marzo, el perfil del peregrino no ha variado tanto como se podía esperar.

La mayor parte de las personas que lo han recorrido eran jóvenes españoles y portugueses, pero también se ha detectado la presencia de estadounidenses, alemanes o italianos entre otros. “Una buena parte de ellos es cierto que se encontraban o pasando una temporada o residiendo en Portugal, por lo que aprovecharon para lanzarse a recorrer el Camiño”, explica Lores.

Insiste en que la ruta“es tan solo un barómetro de lo que está pasando en toda la sociedad, y sobre todo, en sectores vinculados al turismo o al ocio”.

Compartir el artículo

stats