Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Catastro busca comprador a veinte parcelas de Cambados sin dueño conocido

Primero las ha ofrecido a los colindantes y, si no les interesan, las sacarán a subasta

Charlín (i.) examina un plano urbanístico de Cambados. |  // NOÉ PARGA

Charlín (i.) examina un plano urbanístico de Cambados. | // NOÉ PARGA

La Dirección General del Catastro ha recepcionado de la Xunta de Galicia 20 parcelas en Cambados. Se trata de fincas que entraron en los procesos de concentración parcelaria de Oubiña y Vilariño, pero cuyo titular era desconocido, y no se le asignaron a nadie por si más adelante aparecía el dueño.

Transcurrido un tiempo, el Catastro se hizo con la propiedad de los terrenos y ahora intentará encontrarles comprador. Lo primero que hace el Ministerio de Hacienda es ofrecer las parcelas a los propietarios de las fincas colindantes, para que pueden ejercer un derecho preferente de compra.

Esa es la razón de que en los últimos días, el Catastro haya remitido cartas a varios vecinos de Cambados, informándoles de la existencia de las fincas que están a la venta y dándoles la oportunidad de comprarlas por el precio de salida de la subasta.

Si uno de los colindantes está interesado en quedarse con la parcela, debe abonar el 10 por ciento del importe total de la compra, y una vez se formalice la venta, abonará la cantidad restante. En el supuesto de que haya más de un colindante interesado por una propiedad, será el Catastro el que dictamine a quien se le adjudica en base a una serie de criterios. A los demás, se les devolvería la fianza abonada del 10 por ciento.

En el caso de que todos los colindantes desistan de la posibilidad de comprar las parcelas, estas saldrán a subasta pública.

Hay una municipal

En los últimos días, varios vecinos acudieron al Ayuntamiento en busca de asesoramiento sobre este proceso. El concejal de Economía, Xurxo Charlín, indica que el Catastro incluso se ha dirigido a la administración municipal para ofrecerle la compra de una finca.

Se trata de una parcela que quedó como masa común en la parcelaria de Oubiña, y sobre la cual la Diputación habilitó una pequeña playa fluvial y un área de descanso con bancos en la época de Rafael Louzán. El Catastro indica que el predio tiene una superficie de algo más de 1.000 metros cuadrados, y se la vendería al Ayuntamiento por poco más de 500 euros, que sería el precio de salida de una hipotética subasta.

Charlín indica que si el Concello quiere comprar esta propiedad, deberá llevar el asunto al pleno municipal, para que la corporación autorice la compra.

Propietario desconocido

El minifundismo extremo de algunas comarcas de Galicia, y la intensa emigración a América que se produjo en Galicia durante décadas son dos de los factores que explican el elevado número de fincas existentes de propietario desconocido.

Las casuísticas son muy variadas, y van desde los dueños que fallecieron lejos sin hacer testamento o sin descendencia, hasta los herederos que se marcharon y no llegaron a regularizar la propiedad de las fincas recibidas.

En cualquier caso, en el proceso que lleva actualmente a cabo el Catastro puede encontrarse desde una parcela a matorral de 3.300 metros cuadrados en Vilariño por 2.000 euros, hasta una finca de labradío de casi 600 metros, próxima al río en Vilariño, por poco más de 1.100 euros. En el Concello asesoran a los vecinos y les proporcionan los planos catastrales.

Compartir el artículo

stats