Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las obras en fachadas de Vilagarcía rozan el nivel de años anteriores pese a la pandemia

El Concello concedió desde enero 80 licencias para reparar los exteriores de edificios, casi las mismas que en todo 2019 (95) y 2018 (88) | La inmensa mayoría de las actuaciones las hacen los propietarios “motu proprio”

Las obras en fachadas de Vilagarcía rozan el nivel de años anteriores pese a la pandemia

Las obras en fachadas de Vilagarcía rozan el nivel de años anteriores pese a la pandemia

Las obras en fachadas de Vilagarcía rozan el nivel de años anteriores pese a la pandemia

En lo que va de año el Ayuntamiento de Vilagarcía ha concedido un total de 80 licencias para reparar fachadas de edificios, una cantidad que se aproxima a la de permisos otorgados en los dos ejercicios anteriores pese a la pandemia de coronavirus, que paralizó la actividad municipal, y en general la de toda la ciudad, durante buena parte de los tres meses que duró el estado de alarma (entre marzo y junio). Según los datos que maneja el departamento de Urbanismo, en 2018 se aprobaron 88 licencias y en 2019 fueron 95, unas cifras muy similares a las de 2020, y ello teniendo en cuenta que el año todavía no ha terminado.

Fuentes municipales señalan que el número de solicitudes para arreglar las fachadas mantiene una evolución constante y no varía “en función de si hubo un accidente o no”, accidentes que “son mínimos para el gran parque de viviendas con el que cuenta la ciudad”, consideran desde Ravella.

Según los últimos datos del Instituto Galego de Estadística (IGE), en Vilagarcía hay cerca de 20.000 viviendas y más de 7.600 edificios. Con respecto al estado de conservación, las últimas referencias son del año 2011, cuando había en la ciudad 36 edificios en ruinas, 195 en mal estado, 899 eran deficientes y la mayoría, un total de 6.538, presentaban buen estado de mantenimiento.

La mayor parte de las licencias para reparar fachadas que concede el Concello las solicitan los propietarios por iniciativa propia, ya que es un porcentaje “mínimo” el de obras que se ejecutan en edificios privados por requerimiento del Ayuntamiento. “La inmensa mayoría de los informes que realiza la oficina técnica se refieren a peticiones de particulares y comunidades. Y eso demuestra que los principales interesados en que los edificios se mantengan en buen estado, como se exige en las ordenanzas municipales, son sus propietarios”, sostienen desde la administración local.

Según la normativa municipal en vigor, el Concello solo puede elaborar de oficio informe sobre el estado de la fachada de un inmueble cuando, por ejemplo, existe una denuncia al respecto o bien si los propios servicios municipales advierten del mal estado de la misma. Y estas situaciones se dan en contadas ocasiones. De ahí el bajo número de licencias otorgadas por requerimiento previo del Ayuntamiento a la propiedad.

Sin ir más lejos, en el caso del inmueble de Xeneral Pardiñas del que se desprendió una loseta de piedra y cayó sobre la cabeza de un hombre, resultando herido de gravedad, ha sido la propia comunidad de vecinos la que ha encargado un informe a un técnico competente y ha solicitado licencia para ejecutar las obras en la fachada, sin orden municipal de por medio.

Aunque este ha sido el accidente más grave de los últimos tiempos, en Vilagarcía se han producido más desprendimientos en fachadas que afortunadamente no han causado daños personales.

Es el caso de un bloque de viviendas en Edelmiro Trillo que hace esquina con la Plaza de Independencia, donde en diciembre del año pasado el viento desprendió parte de una cornisa a la vía pública. Actualmente está en obras.

Con respecto a las licencias que Ravella otorga para reparar zonas exteriores de los edificios (entre 80 y 100 al año), son de diversa índole, aunque predominan las de reparaciones generales de fachada y cubierta, limpiezas y pintado y sustitución de ventanas.

La comunidad de vecinos de Xeneral Pardiñas asegurará todas las losetas

La comunidad de vecinos del edificio del que se desprendió una loseta de piedra e hirió gravemente a un hombre en la vía pública cuenta con el permiso del Concello de Vilagarcía para reparar la fachada desde que la semana pasada el Consello de la Xerencia de Urbanismo diese el visto bueno al proyecto presentado por la comunidad. La obra supera los 30.000 euros y consistirá en el sellado de cada una de las losas de piedra que recubren ambas paredes exteriores del edificio, tanto la que da a Xeneral Pardiñas como la de Arzobispo Lago. En Vilagarcía está en vigor desde el año 2008 la Ordenanza municipal reguladora de las medidas de conservación, de rehabilitación y seguridad de terrenos, solares, construcciones, edificios e instalaciones, que obliga a los propietarios a mantener en buen estado sus inmuebles. “Los propietarios de edificaciones con una antigüedad superior a diez años verificarán el mantenimiento de las condiciones normales de seguridad de sus fachadas a través del correspondiente informe-dictamen de seguridad emitido por facultativo competente y visado por su colegio profesional correspondiente, en el que se acreditará el estado de conservación y seguridad de los elementos exteriores de los edificios que puedan afectar a personas o bienes. El informe-dictamen se renovará cada cinco años...”, reza la ordenanza. Sin embargo la normativa estatal establece una antigüedad de 35 años, no de diez. El accidente ocurrió la tarde del 17 de septiembre cuando un hombre se encontraba sentado en la terraza del local hostelero que funciona en el bajo del edificio de Xeneral Pardiñas, número 7, y le cayó sobre su cabeza una loseta de la fachada, dejándolo gravemente herido. El ciudadano estuvo varios días en la UCI y después fue trasladado a planta. Los efectivos de Emerxencias retiraron de la fachada más losas con riesgo de desprendimiento. El edificio continúa vallado por precaución.

Compartir el artículo

stats