Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O Salnés vio nacer más empresas este verano que el anterior a pesar del Covid

Entre junio y septiembre se crearon 58 sociedades en la comarca, frente a las 39 del mismo periodo de 2019 | Un emprendedor: “Estaba cansado de trabajos precarios”

Los últimos datos del Instituto Galego de Estadística (IGE) sobre la creación de empresas revelan que la pandemia de coronavirus no ha podido con el espíritu emprendedor de los arousanos. Así, durante el pasado verano se constituyeron en la comarca un total de 58 sociedades, casi un 50% más que en la época estival de 2019, cuando abrieron 39 negocios mercantiles.

Por meses, el más fructífero ha sido septiembre, con 17 nuevas empresas. Le sigue junio, con 16, julio, con 13, y agosto, con 12. El año pasado las cifras registradas en el Borme (Boletín Oficial del Registro Mercantil) de las que se hace eco el IGE eran las siguientes: 8 sociedades en junio, 12 en julio, 9 en agosto y 10 en septiembre.

Atendiendo a los datos desglosados por municipios, Vilagarcía es uno de los que ha experimentado una tendencia positiva, con 16 empresas nacidas este pasado verano frente a las 11 del mismo periodo del año anterior.

Hay que tener en cuenta que pese a continuar la pandemia de Covid-19 hasta la actualidad (de hecho estamos inmersos en la segunda ola), el estado de alarma expiró en el mes de junio, justo cuando comenzó a repuntar la apertura de negocios.

Durante los meses más duros, los del confinamiento, la creación de sociedades mercantiles quedó completamente paralizada, con dos en abril y cuatro en mayo. Esto en lo que se refiere al conjunto de O Salnés. Con respecto a la capital de la comarca, Vilagarcía, la situación fue similar: una empresa en abril y otra en mayo.

En marzo se contabilizaron cinco aperturas en la ciudad arousana y 22 en la comarca, ya que el estado de alarma no se decretó hasta mediados de mes.

Anxo Durán es una de las tantas personas que se quedaron sin empleo al inicio de la pandemia. Cansado de trabajos temporales y mal pagados en los que “no se me valoraba” –lamenta–, decidió montar su propio negocio. En una época tan inestable como la actual no resulta fácil dar el paso de lanzarse al mundo empresarial, pero sus padres lo animaron y ese apoyo le sirvió como último empujón para abrir hace dos semanas una carnicería en la zona de A Florida, en Vilagarcía. “Por ahora no se vende mucho, pero hay que ir poco a poco, y lo importante es que los clientes que vienen a comprar, repiten”, comenta Anxo Durán.

Este joven cambadés de 25 años pertenece a una familia de carniceros. Sus padres llevan más de una década regentando un establecimiento en la plaza de abastos de Vilagarcía; de ahí que decidiese abrir su negocio en el mismo municipio, donde la familia ya dispone de una cartera de clientes. “Además, mi padre es tratante de ganado, es decir, lo compra y lo vende, y es él quien me trae la carne, por lo que tengo la seguridad de que es de muy buena calidad. Nosotros no compramos a grandes granjas, sino a pequeños comerciantes que alimentan a sus animales con maíz, no con piensos, lo que repercute en la carne”, destaca el joven carnicero, que anima a la ciudadanía a hacer sus compras en el comercio tradicional y de proximidad.

Aunque se muestra optimista en esta nueva etapa que acaba de comenzar, Durán admite que la pandemia está afectando también a su sector. “Con las restricciones tengo un aforo en el local para tres personas y la gente no se pone fuera a esperar a la lluvia”, comenta el autónomo.

La carnicería abre en horario de mañana y tarde de lunes a sábado y realiza entregas a domicilio dentro de la comarca. A medio plazo el emprendedor cambadés tiene pensado exportar su carne a otras zonas de Galicia y también de otras comunidades autónomas.

Compartir el artículo

stats