Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuestra Araceli

Cuando quieres y admiras a una persona, es fácil destacar algo de ella, pero si pensamos en Araceli Oubiña Cacabelos, nuestra Araceli, es difícil escoger. Hemos sido muy afortunados de ser sus compañeros de trabajo y disfrutar muchos momentos juntos. Aprendimos mucho a su lado gracias a su gran profesionalidad, a su dedicación y a la empatía que tanto y tan bien la caracterizaba.

Araceli era muy buena compañera y tremendamente generosa con lo más valioso, su tiempo. Admiramos su esfuerzo, su perseverancia y las ganas de innovar y mejorar día tras día. Su ilusión y su entusiasmo eran imparables. Cualquier mención al respecto se quedaría muy corta.

Recordaremos su sonrisa y la que mostraban en sus rostros los pacientes cuando la veían en la consulta, esa sonrisa cómplice, de confianza y agradecimiento. La echaremos de menos y su falta es irremplazable, pero nos quedamos con su valentía y sus ganas de disfrutar la vida.

Los pacientes del Complejo Hospitalario Universitario de Pontevedra han perdido una gran profesional. Nosotros hemos perdido una gran compañera y amiga.

Servicio de Otorrinolaringología del Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra.

Compartir el artículo

stats