El gobierno socialista de O Grove reconoce que el pasado puente festivo del Pilar sirvió para reunir en la localidad muchos más turistas de los que se esperaban, sobre todo teniendo en cuenta la situación de pandemia y las restricciones en movilidad introducidas en ciudades y/o provincias como Madrid y Ourense.

Ya fuera por la organización de las "Xornadas Marisqueiras" promovidas por Emgrobes, por el buen tiempo reinante o por el tirón que ejerce O Grove cada mes de octubre, aunque esta vez se suspendiera la Festa do Marisco, lo cierto es que la llegada de visitantes fue muy importante. Tanto es así que obligó a reforzar los sistemas de limpieza y desinfección para tratar de evitar posibles brotes de contagio por coronavirus, según destaca el alcalde, José Cacabelos Rico.

El regidor socialista manifiesta que el Concello "registró un notable incremento de visitas turísticas" y que "el buen tiempo propició los movimientos, especialmente los internos, dentro de la propia comunidad autónoma, pero también los procedentes de otros puntos del país".

Es una afluencia turística que, asume, "estaba prevista", pero al parecer "superó las previsiones iniciales", reconoce el alcalde meco. Es esto lo que lo lleva a decir que, "una vez más, la dedicación del Servicio Municipal de Emergencias permitió gestionar adecuadamente esta circunstancia y se reforzó la desinfección de los espacios públicos, haciendo especial hincapié en barandillas y pasamanos exteriores de los parques infantiles, donde a pesar de las limitaciones se sigue detectando una gran presencia de usuarios".

Al hablar de estos parques, Cacabelos vuelve a insistir en que "resulta fundamental el empleo del nebulizador que también se usa en los colegios públicos y permite la distribución del peróxido de hidrógeno de forma adecuada".

Al mismo tiempo, el primer edil sostiene que "un aspecto fundamental en las últimas semanas es la limpieza de los accesos al centro de salud de Monte da Vila, haciendo hincapié en los pasamanos y las escaleras de acceso" al mismo.

Se trata de zonas especialmente sensibles, de ahí que recuerde a los usuarios que "es importante evitar, en la medida de lo posible, el contacto con este tipo de superficies".

Sea como fuere, considera el alcalde que los vecinos están ofreciendo un comportamiento ejemplar en el momento de cumplir las medidas de seguridad, por eso los anima a mantener esta línea "y no bajar la guardia para seguir evitando el incremento de casos".