Dotar a la avenida de Beiramar de doble sentido de circulación así como habilitar plazas de estacionamiento son dos de las características más reseñables del proyecto puesto en marcha por el Concello de O Grove. Como lo es la eliminación de las ahora estrechas y peligrosas aceras para instalar otras más espaciosas y seguras. Lograr todo esto hace necesario recortar el actual paseo marítimo, aunque no parece un trastorno excesivo, ya que tiene un ancho considerable.