Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Juzgar la labor de una persona es complicado"

-Dicen de usted que siempre se mostró dispuesto a colaborar en lo que fuese necesario. Una pasión que se mantiene pese a los años.

-La pasión sigue ahí, es inevitable. La verdad es que me encantaba arbitrar y cuando me dediqué a lo de informar me di cuenta de que tiene dos caras. Es que es bonito, pero también es desagradable. Salir un domingo de invierno a un campo de Primera Autonómica requiere primero de una motivación que te mueva. Luego tienes que juzgar la labor de una persona y eso es muy complicado. No quieres perjudicarlo, pero tampoco puedes ser injusto a la hora de valorarlo en exceso.

-El Colegio Gallego de Árbitros le rinde un homenaje en reconocimiento a sus años de entrega a la evolución del arbitraje ¿Qué supone para usted?

-Estoy muy agradecido, pero el homenaje tendría que dárselo yo a ellos. Siempre, en todo momento, me han recibido con los brazos abiertos en el Colegio. Todas las semanas seguía yendo a Pontevedra a las reuniones. Era algo que agradecía mucho porque siempre estaba al corriente de la forma de pensar de la juventud por estar con árbitros jóvenes y eso era algo que me encantaba. Como estaba tan contento con lo que hacía seguía siempre un año más hasta ahora que me tocó dejarlo. Estoy muy agradecido, pero la verdad es que el agradecimiento es recíproco.

-¿Qué tal resultó el acto de reconocimiento?

-Todo muy bien. Fue un acto muy emotivo, estuvieron presentes algunos miembros del comité y otros directivos interactuaron por videoconferencia. También estuvo el presidente del Colegio Gallego Bernardino González Vázquez. Me hicieron dos obsequios y me sentí muy respaldado y muy arropado con el cariño y el respeto que siempre me mostraron todos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats