Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Francisco Pérez - Árbitro de Fútbol con 66 años de servicio al arbitraje

"Me inscribí para árbitro en 1954 y solo me dieron un reglamento y un banderín"

A sus 90 años, Juan Pérez se desvincula del arbitraje recibiendo el homenaje del sector

Juan Pérez, con los obsequios que ayer le entregaron.

Juan Pérez, con los obsequios que ayer le entregaron. // R. Vázquez

El Colegio Gallego de Árbitros rindió homenaje ayer en Pontevedra a Juan Francisco Pérez Domínguez, quien a sus 90 años ha decidido poner término a su colaboración como informador de la labor de los colegiados noveles. El cariño sembrado durante 66 años de servicio tuvo ayer su reflejo en un sentido agradecimiento de todos sus colegas de devoción.

-66 años dedicado al mundo del arbitraje ¿Si mira atrás que es lo primero que se le viene a la memoria?

-Cuando te haces mayor siempre te acuerdas más de las cosas de tu juventud como cuando en septiembre de 1954 me inscribí para ser árbitro en Pontevedra. Me admitieron, me dieron un reglamento para estudiar y un banderín para ser juez de línea. Luego empecé a arbitrar en aquel campeonato de Rías Baixas en el que había mucha rivalidad en los derbis. Luego estuve en Gijón y ya me vine para aquí y hasta ahí. Con 42 años empecé a colaborar como informador y ahí estuve hasta ahora. Me voy contento y feliz porque siempre me sentí muy a gusto además de muy respetado.

-Mucho ha cambiado el fútbol desde entonces.

-Nada que ver. Antes se hacían las competiciones por comarcas y aquellos partidos en aquellos tiempos eran bastantes complicados. Los campos no tenían nada que ver y la rivalidad era mayor porque los jugadores eran de la misma localidad. Había muchísima rivalidad. Llegué a Tercera División y como juez de línea estuve en Primera y en Segunda División. Eso me ayudó a conocer gente nueva, conocer ciudades... De asistente estuve en un Real Madrid-Espanyol en el Santiago Bernabéu y en varios partidos más de primera. Pero ver aquella mole como era el Bernabéu la verdad que impresionaba. Aún conservo la foto con Zoco como capitán del Real Madrid.

-¿Cómo eran aquellos derbis arousanos de sus inicios?

-No eran fáciles porque había mucha gente en los campos. Ahora hay campos con 300 personas y menos en Tercera División. Antes aquellos partidos del campeonato Rías Baixas eran un acontecimiento en cada pueblo y que los jugadores fuesen del lugar generaba mucha expectación. Antes se sabía quien iba a ser el árbitro con tiempo y, como yo era maestro, siempre tenía un respeto ganado. Muchos decían... como es maestro, el reglamento lo tiene que saber bien. Afortunadamente nunca tuve ningún problema más allá de lo normal de un partido.

-¿Cómo surgió esa pasión por impartir el reglamento?

-Yo jugué al fútbol hasta los 24 en el desaparecido Pasarón. El entrenador era O´Donell, éramos todos amigos y el entrenador lo dejó. Y dejé de jugar. Mi padre me decía que me olvidase del fútbol y me centrase en el estudio, pero siempre te gusta estar vinculado y una vez empiezas a arbitrar te va gustando cada vez más.

-¿Es más fácil ser árbitro hoy en día?

-Hay una cosa muy importante y es que ahora los jugadores tienen una mayor cultura, los árbitros están mucho mejor formados y el público domina más el reglamento. Tienen conocimientos mucho más altos del arbitraje y eso facilita la labor. La cultura ha entrado en todo el deporte y eso reduce al máximo los incidentes dentro y fuera del juego. Los problemas más importantes son las categorías base porque hay padres que no saben contener sus impulsos. Los niños son más listos de lo que parecen y deben dejarles jugar e intervenir lo menos posible en los partidos porque se lo agradecerán.

-¿VAR sí o VAR no?

-Cuando veo en la prensa que un equipo fue perjudicado por el VAR me enfado porque es un instrumento que no perjudica a nadie. Está para tomar la mejor decisión y eso no debe molestar a nadie. Allí no está escrito penaltie, el que toma la decisión es el árbitro con el apoyo de la imagen. El VAR es bueno. Hay que afinar un poco más en el procedimiento y aclarar cuándo debe entrar el VAR. Aunque a veces ya se lo confirman por el auricular y de ahí que no se recurra a la imagen, pero se debe afinar más.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats