Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vilanova eleva hasta los 423 días el tiempo de pago medio a proveedores del municipio

La oposición advierte a Durán de que "esta actitud le está costando la quiebra a muchas empresas" E Insisten en que incumple el plan de ajuste

Celebración de un pleno de Vilanova de Arousa.

Celebración de un pleno de Vilanova de Arousa. // Iñaki Abella

La media de días que un a empresa debe aguardar a cobrar en Vilanova de Arousa tras hacer un servicio al Concello de Vilanova se ha situado en 423 días, una cifra que la oposición calificaba ayer de escandalosa. Los grupos de la oposición recibieron los datos en el informe de morosidad que el grupo de gobierno, encabezado por Gonzalo Durán, les entregó en el pleno celebrado el pasado lunes, encontrándose con esta sorpresa que no les ha pasado desapercibida.

El portavoz del PSOE de Vilanova, Javier Dios Pomares, no dudaba en calificar de "nefasta" la política económica del gobierno municipal, sobre todo a la hora de gestionar el pago a los proveedores, "un indicativo que nunca ha dejado de subir y que es uno de los más altos de toda Galicia, no hay muchos concellos que tarden tanto en pagar una factura". No en vano, en un pleno anterior se hizo un reconocimiento extrajudicial de crédito para abonar "facturas del año 2013". Dios Pomares recuerda al grupo de gobierno que "las empresas no pueden estar aguardando tanto tiempo por las administraciones, ya que estas situaciones acaban provocando su quiebra". Insiste en que "el Concello de Vilanova es mal pagador, lo que provoca importantes desequilibrios de tesorería a sus proveedores".

La portavoz de Gañemos Vilanova, Elena Cores, coincide con esta perspectiva y añade que "la gestión económica de los últimos años de Durán está siendo nefasta y, pese a estar sometidos a un plan de ajuste económica, no se ha conseguido reducir la importante deuda que arrastramos".

Otra de las críticas del socialista en el pleno fue la Conta Xeral. La formación se sumó a Gañemos en su voto contrario a las cuentas al argumentar que "no reflejan en absoluto la situación real de Vilanova, no son una imagen fiel, ya que no se incluyen las aprobaciones de facturas de años anteriores que se aprobaron en 2019".

El pleno de la corporación también aprobó, por unanimidad, una modificación en las tasas de agua y alcantarillado. Esta modificación es ajustar su coste al IPC, que este año fue negativo en un 0,6%, por lo que la factura verá su coste reducido. La edil de Gañemos lamentó que solo se reduzca en un 0,6% en un momento tan delicado como el que "están viviendo muchas familias en Vilanova a causa de la pandemia" y propuso que, como mínimo, se ajustase todavía más ese descenso, superando el 1%.

En lo que respecta a las preguntas sobre el coronavirus, Durán reconoció que Vilanova no se encuentra en una buena situación. Gañemos le echó en cara al regidor que no se haya contado con los grupos de la oposición para formar parte de la comisión de seguimiento del coronavirus y que "no se nos ofrezca información sobre cual es la situación de forma habitual".

Compartir el artículo

stats