Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agentes sociales y vecinos vaticinan la caída del consumo por el miedo al virus

Rocío Louzán afirma que el comercio ya tenía malas expectativas para el invierno, y que la nueva situación las empeora - Los hosteleros de Vilagarcía son mucho más optimistas

Óscar Rey.

Óscar Rey. // Iñaki Abella

Representantes sociales y vecinales coinciden en que las nuevas restricciones causarán un daño importante a la economía de Vilagarcía. Tienen claro que lo prioritario es la salud y evitar que los contagios se descontrolen, pero en algunos casos también lamentan que se anuncie de un día para otro la entrada de un municipio entero en la "zona roja", sin dar tiempo a los ciudadanos y a las instituciones a intentar corregir la situación.

La presidenta de Zona Aberta, Rocío Louzán, plantea que, "si la situación ya estaba complicada para el comercio, esto lo va a complicar todavía más". Y señala que la merma de negocio no solo se producirá por la limitación del aforo al 50 por ciento, "sino porque ahora la gente todavía va a bajar menos y tendrá más miedo". "La noticia nos cae como un jarro de agua fría, porque ya preveíamos que el invierno iba a ser complicado", añade.

De hecho, la presidenta de la asociación de comerciantes de Vilagarcía explica que ya estaban empezando a trabajar en la campaña especial de Navidad, "y ahora tenemos que ralentizarlo todo".

"Lo que no me parece bien es que se den estas noticias de repente. Lo lógico sería alertar antes de que la situación se estaba deteriorando", prosigue Rocío Louzán.

En el caso de los hosteleros, Ricardo Santamaría, confía sin embargo en que las restricciones no causarán un daño irreparable al sector, puesto que, "nuestra situación no va a variar mucho con respecto a lo que ya estábamos haciendo ahora". "Lo que hasta ahora era una recomendación, se convierte en una obligación", añade en referencia a las reuniones de un máximo de 10 personas no convivientes. "Era de esperar que tarde o temprano esto sucediese", considera Santamaría en referencia a la evolución de la pandemia, con una curva ascendente que no para de crecer.

Por ello, el presidente de la Asociación de Hostelería e Iniciativas Turísticas de Vilagarcía (Ahituvi), opina que lo más importante ahora es que se hagan bien las cosas, para que Vilagarcía abandone pronto las restricciones especiales, "porque dentro de poco empezarán las reuniones de empresa".

También están preocupados los representantes vecinales. El presidente de la asociación Fonte da Coca, Óscar Rey, asume que la entrada en la zona roja, "va a ser un golpe para el comercio y la hostelería, y va a hundir mucho más la economía local".

Para Rey, es momento de que los ciudadanos asuman que, "esto va para largo, y va a peor", y de que es imprescindible comportarse de forma responsable. "Hay gente que cumple las normas a rajatabla, pero sigue habiendo otros que no, que llevan la mascarilla por la boca y que por no gastar no compran ni un bote de hidrogel".

Óscar Rey está de acuerdo con que el Sergas solo dé datos de contagios por área sanitaria, sin desmenuzarlos por municipio, "para no criminalizar a ninguna parroquia o concello".

E insiste en que cada persona tiene una gran responsabilidad en la evolución de la pandemia. "Hay que aprender a convivir con ella, aunque nos suponga un cambio brusco en la manera de relacionarnos con nuestros vecinos y familiares".

Compartir el artículo

stats