Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello de Vilanova amplía la suspensión de actividades debido a nuevos positivos de Covid

El área sanitaria de Pontevedra-O Salnés, con 702 infectados, ya es la segunda de Galicia con mayor número de casos de coronavirus - Solo ayer se reportaron 39 nuevos positivos - Sanxenxo registra 32 personas afectadas

El nuevo puesto para la realización de la PCR en el exterior del Hospital Provincial.

El nuevo puesto para la realización de la PCR en el exterior del Hospital Provincial. // Rafa Vázquez

La escalada del coronavirus continúa en el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés que, con 702 casos, ya es la segunda de Galicia con mayor número de enfermos, después de pasar a la de Lugo, que ocupaba este nada envidiable puesto hasta el pasado lunes y que ahora cuenta con 687. Solamente la de A Coruña presenta un número mayor ahora: 1.114. La situación preocupa en la comarca y Vilanova de Arousa, ante la constancia de nuevos contagios ha decidido ampliar la suspensión de actividades en instalaciones municipales.

El goteo de contagios es constante en toda la comarca, con casos confirmados en O Grove, Meis, Vilagarcía, A Illa o Catoira entre otros. Sin embargo, preocupa y mucho, el avance que ha experimentado el virus en Sanxenxo, donde hay 32 casos confirmados y su caso va a ser estudiado por el comité técnico de expertos de la Xunta, junto a Pontevedra y Marín, para analizar si son necesarias restricciones.

Pontevedra-O Salnés ha ido, poco a poco, superando a las áreas de Santiago (627 casos), Ourense (551), Vigo (489) y Ferrol (180). Y eso que tiene menos población que atender que las tres primeras, lo que da una idea del preocupante incremento que se experimenta y que, al menos por ahora, no tiene visos de disminuir. Ayer se diagnosticaron 39 casos nuevos en el CHOP, mientras que la cifra de hospitalizados es de 20 personas, 15 de ellas en planta y otras 5 en la UCI.

El alcalde de Vilanova, Gonzalo se mostraba ayer muy preocupado por los dos nuevos casos que han aparecido en su municipio y por el perfil de personas que se están viendo afectados en esta segunda oleada. Las dos familias en las que se han localizado sendos positivos se encuentran aisladas a la espera de que se conozca el resultado de las pruebas PCR que se le han realizado al resto de integrantes. También se está a la espera de los resultados en otras tres familias en las que alguno de sus integrantes ha presentado algún tipo de síntoma pero todavía no se ha confirmado ni descartado a través de las pruebas PCR.

Al igual que en la ocasión anterior, la decisión se fundamenta en el semáforo que Vilanova ha puesto en marcha en las redes sociales, un semáforo con el que se informa a la población y que, cada vez que pasa a amarillo, naranja o rojo, obliga al Concello a tomar ciertas medidas para evitar que la pandemia se descontrole. La suspensión de las actividades se adoptó la pasada semana y se revisó ayer, descartándose la posibilidad de retornar a la normalidad. "Estamos en amarillo, y la comarca en naranja, por eso tenemos que tomar decisiones, me da igual si esas actividades se suspenden lo que resta de año, porque lo importante es la salud de los vecinos", explica Durán. El regidor, médico de profesión, espera que "contemos con una vacuna en el mes de diciembre, porque si no es así, vamos a tener que enfrentarnos a una tercera oleada, más liviana, pero no por ello menos preocupante".

"Es algo en lo que no podemos relajarnos" explica Durán, antes de afirmar que la mayor parte de los casos detectados "son de gente menor de 40 años, lo que quiere decir que los jóvenes deben tener mucho más cuidado del que están teniendo". Insiste en que este repunte que se está registrando en la segunda oleada "viene como consecuencia de las fiestas de verano, de intercambios e interacciones que hay durante esa época del año; ahora lo que tenemos que hacer es tratar de que bajen haciendo vida normal".

El Concello se mantendrá abierto para todo aquel que tenga que realizar algún trámite con la administración local. "Será con todas las precauciones, con distancia y protección", explica. Durán pide precaución, sobre todo con los ancianos. "No se puede ir a las casas a ver al abuelo y quitarse la mascarilla, porque se puede llevar el bicho a su casa y contagiarlos". Con las personas mayores "hay que tener mucho cuidado y control, porque si se contagian, pueden morir, hay que hacer vida normal, evitando los contactos para controlarlo, pero debemos colaborar todos, porque no puede haber un alcalde y un policía al lado de cada vecino; esto es un ejercicio de responsabilidad de todos". Insiste en que "no vale echarle la culpa a la presidencia del Gobierno, ni a la comunidad autónoma, ni a nadie, sean del partido que sean, debemos asumir la responsabilidad de nuestros actos para no vernos en el tanatorio con un ser querido"

Compartir el artículo

stats