Un grupo de padres del CEIP Baño-Xanza (Valga) se concentró ayer por la mañana frente a las puertas del centro debido al retraso en el inicio de las clases. Mientras, representantes de la Consellería de Educación, del Concello, de la dirección del colegio y de la Anpa se encontraban en el recinto educativo para comprobar el avance de las obras. Allí decidieron que el curso comenzará mañana miércoles, ya que consideraron que los trabajos realizados en los últimos días dejaron la planta baja del edificio en condiciones aptas para retomar la actividad lectiva.

En esta zona se encuentran las aulas, por lo que "las clases podrán iniciarse en condiciones de seguridad para el alumnado y sin que las obras interfieran en ellas", garantizan desde el Ayuntamiento. "Los retoques que quedan pendientes en esta parte del recinto escolar se ejecutarán fuera del horario lectivo", añaden.

La obra está prevista que termine a finales de octubre. Ayer representantes de la Consellería recibieron por la tarde a los padres para aclararles las dudas.