SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 99% del personal de O Grove y Mos secunda la huelga en Thenaisie Provoté

En el primer día de la medida de presión para exigir una solución de viabilidad en la conservera solo fueron a trabajar dos administrativos en cada una de las plantas

Trabajadores y representantes sindicales, ante la fábrica en la primera jornada de huelga.

Trabajadores y representantes sindicales, ante la fábrica en la primera jornada de huelga. // Muñiz

La primera de las seis jornadas de huelga convocadas por la plantilla de Conservas Thenaisie Provoté en las dos plantas de O Grove y Mos fue considerada por los representantes sindicales de CIG y de Comisiones como todo un éxito, porque participó el 99% de la plantilla. Solo fueron a trabajar dos administrativos en cada una de las instalaciones de la empresa.

A primeras horas de la mañana acudieron a la fábrica grovense varias delegadas sindicales para comprobar la incidencia de la huelga. De todos modos, estaban tranquilas porque la drástica medida de presión, para exigir nuevas negociaciones destinadas al mantenimiento de la actividad industrial y todos sus puestos de trabajo, había sido adoptada por unanimidad en una asamblea de trabajadores muy concurrida, que se celebró el pasado sábado.

El calendario de paros laborales continúa durante las jornadas de hoy y de mañana. Mientras tanto, las delegadas sindicales se ocupan de los preparativos de la manifestación convocada para el próximo domingo a mediodía en O Grove, y para la que piden el masivo apoyo de los vecinos de este municipio.

De persistir el conflicto laboral, la próxima semana volverán a celebrarse otros tres días de huelga, también en martes, miércoles y jueves. Y, a partir de estas fechas volverán a plantearse otras acciones a emprender en defensa de los puestos de trabajo.

Conservas Thenaisie Provoté, propiedad del grupo empresarial rumano Scandia Food, entró en concurso voluntario de acreedores el pasado mes de mayo, estando afectados 125 empleos repartidos en la fábrica de O Grove y en el centro logístico de Mos.

La viabilidad de la empresa pasa por una inyección de capital que su propietaria no puede asumir, por lo que se planteó la entrada de un inversor que se haga cargo de la conservera. Sin embargo, las negociaciones no han prosperado. Había un compromiso con la Xunta de Galicia de que si fallaba el inversor propuesto por Scandia, aceptaría la búsqueda de otro grupo empresarial con el fin de intentar salvar los empleos y la actividad de la conservera. Sin embargo, en las últimas conversaciones de los asesores sindicales con la Xunta, esta opción parece que ahora no está tan clara.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats