La decisión de la Concellería de Cultura de Vilagarcía de Arousa de denegar la utilización del Salón García, gestionado por el cineclub Ádega, para la proyección de los cortometrajes que participaron en el reciente Festival de Cans, ha causado malestar en esta última organización.

En un comunicado dado a conocer ayer, los directivos de Cans pusieron de manifiesto que se ven obligados a cancelar la proyección de los cortos del certamen en Vilagarcía y calificaron de "inexplicable" la decisión municipal de no ceder el espacio para realizar las proyecciones cuando varias semanas atrás se había comprometido a hacerlo.

"Lamentamos mucho la situación, y ser víctimas de esta forma tan chapucera del Concello de Vilagarcía que perjudica al público y, sobre todo, a los nuevos cineastas", expusieron los promotores del certamen.

Respuesta municipal

Ante estas manifestaciones, fuentes municipales indicaron que la organización del Festival de Cans en ningún momento se dirigió al Concello de Vilagarcía para solicitar el espacio y que el único contacto fue con el cineclub Ádega, que ya sabía desde hace días que no iba a disponer del Salón García.

El argumento expuesto por el gobierno municipal para tomar esta decisión es que no le parece oportuno que, a pocos días de abrirse el Festival Curtas de Vilagarcía, se exhiban obras, algunas coincidentes con las programadas previamente para el certamen vilagarciano que es un festival de la misma temática.

Desde la sede Ravella se puntualiza que tanto la negativa a la cesión del Salón García como las razones que la motivaron fueron trasladadas la semana pasada a quien gestionó la solicitud, el cineclub, no el Festival de Cans con el que o tuvo ningún tipo de relación, ni oral, ni escrita.

Además, recuerda que la directiva del cineclub Ádega y el Concello mantienen "una magnífica relación a lo largo del año y la seguirán manteniendo en el desarrollo de la actividad ordinaria de proyecciones mensuales, y extraordinarias, con la Semana de Cine".