Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La elevada demanda de uva albariña facilita precios de hasta 1,50 euros el kilo

Unións Agrarias celebra que será una vendimia favorable para los viticultores y sostiene que varias bodegas buscan nuevos proveedores - O Salnés entra de lleno en la campaña

Dos personas vendimian con mascarillas en Sisán (Ribadumia), ayer.

Dos personas vendimian con mascarillas en Sisán (Ribadumia), ayer. // Muñiz

"En Rías Baixas no hay problema para que las bodegas compren uva. De hecho, se ven por la comarca carteles de empresas que buscan más proveedores". Son palabras de Manuel Ángel Dopazo, secretario del sindicato Unións Agrarias en O Salnés, y miembro del pleno del Consello Regulador da Denominación de Orixe Rías Baixas. Según él, en la denominación hay tal demanda de uva esta campaña que algunas bodegas están ofreciendo hasta 1,50 euros el kilo.

El representante de los viticultores en Unións Agrarias hace un balance positivo de una vendimia de albariño que ayer comenzó de forma "oficial" en O Salnés. En los días precedentes, salieron a recolectar el fruto un 20 por ciento de las bodegas, pero durante la mañana del lunes lo hicieron ya la práctica totalidad de las mismas.

Las últimas semanas han terminado de tranquilizar a los cosecheros, que en primavera llegaron a temer que los precios a los que venden la uva a las bodegas cayesen en picado con el pretexto del descenso de ventas de vino durante la pandemia. "Al final no ha habido caída de precios. Entre julio y agosto, el volumen de ventas de la denominación de origen Rías Baixas fue bueno", añade Dopazo.

Así las cosas, los viticultores que cuentan con contratos interanuales están vendiendo este año la uva albariña a un precio similar al de 2019, y que se sitúa entre los 1,30 y 1,40 euros el kilo. Pero el interés de algunas firmas por conseguir mayor producción -incluida una de las grandes cooperativas arousanas-, ha provocado que en algunos casos se esté pagando a euro y medio.

El representante de Unións Agrarias en el pleno de Rías Baixas cree que será una buena cosecha para los productores, puesto que la uva además está sana, y añade que en estos momentos la graduación alcohólica probable en el viñedo arousano ya se sitúa entre los 12 y los 12,5 grados.

En cuanto al volumen de trabajadores, Dopazo señala que no hay una gran falta de personal, puesto que si bien hay gente que no vendimia en esta campaña, "por miedo" al coronavirus, las bodegas pudieron suplir esta carencia con trabajadores de otros sectores que llevan meses en el paro por la pandemia.

La actual será la semana de mayor actividad en el campo arousano, ya que muchas empresas familiares terminarán su cosecha antes del domingo.

Compartir el artículo

stats