Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Taburete encandila a su público en el Náutico

La Oficina de Turismo de O Grove registró este verano los más bajos datos de visitantes de la última década, obviamente por la evolución de la epidemia del coronavirus que desanimó las vacaciones de muchos, si bien el resultado es óptimo, en opinión del alcalde Cacabelos. En total pasaron a lo largo del presente año por la caseta de información un total de 5.209 visitantes, lo que significa un tercio de personas en relación con 2015 (14.802), cuando se registró en la villa meca el dato más alto de la serie pero 2.000 menos que en 2017.

En un balance remitido ayer por el Gobierno local se expone que la oficina registró un total de 1.714 consultas en agosto.

Explican en el Ayuntamiento que las limitaciones aplicadas para evitar la expansión del coronavirus desanimó la entrada de turistas,ya que las normas impuestas solo permiten el acceso de una persona a la caseta que solo podía consultar el material de forma indiividual.

Con todo, el gobierno local entiende que las cifras son bastante positivas en relación con la evolución desde 2012 cuando pasaron por la oficina de turismo 9.500 visitantes, si bien en 2018 fueron 7.600 y 9.000 en agosto de 2019.

Recuerdan que la caseta de información "estuvo cerrada por completo durante el estado de alarma" a la vez que se insiste en que se produjo un retraso administrativo en la contratación de personal.

El alcalde José Cacabelos explica que como respuesta ante los cambios en la gestión de la información sufridos durante la pandemia, y siguiendo una línea de trabajo ya iniciada años atrás, "se ha hecho sobre todo un especial esfuerzo en la gestión de las redes sociales de turismo".

Cacabelos agradece la enorme involucración del personal de la oficina "para mejorar los datos en Facebook, Twiter e Instagram, canales desde los que se facilitó información directa a los usuarios que lo solicitaron por estas vías".

En este sentido, el alcalde explica que las redes han tenido un muy buen comportamiento de usuarios a lo largo del verano, de personas que se han interesado por los recursos que ofrecía la localidad en este período.

Cacabelos entiende que finalmente, el balance del mes de agosto, en términos de visitas turísticas "resulta positivo" a pesar de la pandemia, si bien reconoce que la gestión "resultó compleja en términos de control del uso de mascarillas o al hablar del ocio nocturno, aunque finalmente O Grove consiguió mantener una imagen de seguridad y tranquilidad, que era el objetivo primordial en la temporada".

Del mismo modo, tal como se anunció con anterioridad, el alcalde subraya que su equipo sigue trabajando para que la promoción turística de la localidad "mantenga el prestigio nacional e internacional de la Festa do Marisco, aunque este año se haya caído del calendario de fiestas gastronómicas como consecuencia del coronavirus y las perspectivas de expansión.

Compartir el artículo

stats