El Concello de Vilanova emitió ayer un requerimiento contra un establecimiento hostelero situado en As Sinas por exceder el horario, organizar fiestas y otras cuestiones en la licencia. Este establecimiento es el primero del municipio al que se le decreta una orden de cierre tras la pandemia y con informes de la Policía Local y la Guardia Civil sobre constantes incumplimientos en los horarios dictaminados por las autoridades sanitarias. El local ya se desalojó el pasado mes de junio.

Desde la Administración municipal alertan de que van a ser muy estrictos con esta circunstancia y en el control de la normativa vigente, ya que el objetivo es evitar que se registren concentraciones de personas sin ningún tipo de norma en las que pueda originarse un brote de coronavirus.