Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector teme que la mala imagen arruine también el próximo año

Muchos empresarios del sector turístico están temblando, porque saben que si la bola de nieve de los contagios continúa aumentando el nombre de España pronto será escuchado con temor fuera de sus fronteras. Y eso supondrá la pérdida de todas las reservas. Ignacio Crespo recuerda, a modo de ejemplo, que en Alemania y Francia ya aconsejan a sus ciudadanos evitar determinadas regiones españolas. Tanto es así que teme que los rebrotes y una eventual pérdida de credibilidad de España le cuesten al sector turístico, "este año y el que viene".

Guillermo Hermo también avisa de que el viajero medio no va a diferenciar entre territorios. "Cuando en el extranjero se habla de la situación sanitaria en España, el ciudadano se hace una idea global de España". En su opinión, ya sucedió así con la provincia de Lleida, cuyo turismo se desplomó desde el primer momento en que se dieron a conocer los rebrotes, pese a que inicialmente se circunscribían a una sola comarca. "Aquí hemos tenido suerte porque el de A Mariña se controló rápido. Si se llega a tardar un poco más, habría afectado a la imagen de toda Galicia".

También está asustado Rodrigo Rey. "Esto es un desastre. Si seguimos así, van a cancelar hasta los viajeros nacionales". Para este hotelero, este año ya hay que darlo por perdido, y también está en la cuerda floja el que viene, "porque la pandemia parece que va para largo".

Ferias en Londres

La Mancomunidade do Salnés ha trabajado mucho en la última década para atraer turismo británico. Por procedencia, los extranjeros que más visitan Arousa son los franceses, seguidos de los alemanes, y en tercer lugar, los británicos, según datos aportados por el gerente, Ramón Guinarte, y la responsable de Turismo, Eva Piñón. En esta década, la Mancomunidade estuvo cinco veces en el Reino Unido: cuatro en la feria de turismo de Londres, y una para promocionar ante las grandes agencias la ruta del Padre Sarmiento y la Variante Espiritual. Cada británico gasta unos 1.000 euros de media en su estancia.

Compartir el artículo

stats