La Guardia Civil desalojó el pasado domingo a una veintena de personas que estaban celebrando una fiesta a bordo de un velero fondeado en A Illa de Arousa con la cubierta abarrotada de gente sin mascarillas ni distancia de seguridad.

La embarcación había sido alquilada por un vecino de Vilanova de Arousa que, a pesar de que se hacía pasar por el patrón del barco, no presentó ningún título administrativo, carecía del contrato de arrendamiento y tampoco pudo acreditar que estaba al corriente de pago del seguro de responsabilidad civil obligatorio.

La capacidad máxima autorizada para este velero es de 12 personas y en este caso eran 22 las que iban a bordo. Los agentes dieron por finalizada la fiesta y se trasladó el velero al muelle. Además se realizaron las denuncias pertinentes y se remitieron a la Consellería de Sanidade y a la Capitanía Marítima de Vilagarcía de Arousa.