Los que tienen la oportunidad de navegar en embarcaciones de recreo, fondearlas en cualquier punto de la ría y darse un chapuzón lejos de las principales y más concurridas zonas de baño, dicen vivir al hacerlo "una experiencia diferente e inolvidable". Lo mismo que hicieron ayer los tripulantes y el patrón del "Chasula", en este caso en las cristalinas aguas de Rúa.