Tras varios días de retraso, el parque flotante multiaventura de la playa de Compostela abrió ayer al público. Pudo hacerlo después de que la inspección in situ realizada el viernes por la tarde por Capitanía Marítima tuviese un resultado favorable. No obstante, debido a la incertidumbre de la fecha de apertura, la atracción acuática no registró una gran demanda por la mañana pese a coincidir en fin de semana, pero por la tarde la afluencia de usuarios fue creciendo considerablemente con varios grupos de familias y amigos que quisieron divertirse un rato en los toboganes gigantes, zona de saltos, escalada y obstáculos.

La atracción cuenta con un protocolo de seguridad contra el Covid-19 que obliga a todas las personas que acceden a la plataforma flotante a desinfectarse las manos previamente y también a tomarse la temperatura.

Una vez que compran las entradas en el punto de venta situado junto a la caseta de socorrismo, se les proporcionan chalecos y tienen que esperar a que sea la hora en punto para entrar al parque. Aunque en el momento de adquirir la entrada deben llevar mascarilla, cuando reciben los chalecos pueden quitársela para ir al agua, según comenta Javier Veiga, de Aventura Noroeste, la empresa responsable de la atracción.

El parque multiaventura de la Compostela está ubicado a la altura de la caseta de socorrismo, a unos 25 metros de la orilla, una distancia que puede alcanzar los 40 metros con la marea alta. Los menores de edad van en embarcación y los adultos pueden desplazarse a nado.

La edad mínima para entrar al parque son 6 años, si bien es necesario medir al menos 110 centímetros de altura para poder acceder con seguridad a la instalación acuática. Los niños de 6 a 12 años deben ir acompañados de un adulto, mientras que los de 13 a 17 pueden ir solos pero con autorización de sus padres o tutores. La entrada cuesta 10 euros la hora, independientemente de la edad.

La organización recalca que la actividad cuenta con socorristas propios, ya que los monitores que trabajan allí cuentan con conocimientos en socorrismo.

Aventura Noroeste compró la atracción el año pasado pero debido a los trámites burocráticos no le dio tiempo a ponerla en marcha. "Este año vino el Covid y lo ralentizó todo", añade Veiga. Por tanto el parque se ha estrenado en Vilagarcía y es el de mayores dimensiones que por ahora funciona en Galicia.