Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Melón cesa como decano del renovado Colegio de Procuradores

El profesional cambadés se enfrentó al proceso de modernización que impuso las nuevas tecnologías - El relevo será en septiembre

Melón, a la derecha, con su compañero Gabriel Santos.

Melón, a la derecha, con su compañero Gabriel Santos. // Iñaki Abella

El decano del Colegio Provincial de Procuradores de Pontevedra, el cambadés Jesús Martínez Melón anuncia que deja el cargo tras una larga etapa en la que se enfrentó al siempre difícil proceso de renovación, especialmente a la hora de adaptarse al uso de las nuevas tecnologías a la vez que se procedía a la reestructuración y se actualizaba el modelo de financiación.

El cese coincide con la convocatoria de elecciones en el ente colegial para el próximo 11 de septiembre, por lo que ya ha quedado abierto el plazo para la presentación de candidaturas para la formación de la nueva junta directiva.

Martínez Melón dirigió a todos los colegiados una carta en la que hace balance de las dos densas legislaturas en las que le correspondió gobernar la entidad colegial.

En ella sostiene que el Colegio de Procuradores "afrontó en estos últimos años una serie de escollos" y recuerda que inicialmente hasta se enfrentó al estigma de que un colegio asentado en una capital de provincia fuera dirigido por un "Decanato de pueblo" que ha tenido que intervenir desde el principio para subsanar dificultades económicas heredadas y tomar las riendas del mismo para emprender la modernización que exigía el momento.

De ahí, explica, que el equipo decanal se haya visto obligado a dar el paso de subir cuotas a los colegiados ante la necesaria "reestructuración del sistema de financiación" que incluyó desde la "reorganización y reajuste de las delegaciones colegiales y del Sercyn (Servicio de Recepción de Copias y Notificaciones judiciales)", así como la adecuación del Colegio a la libertad de actuación en el ejercicio profesional por la pérdida de la territorialidad, la presentación de demandas y escritos de forma telemática y la organización de la recepción de actos de comunicación por vía Lexnet".

Subraya Melón en su balance de estos años que su equipo también se encargó de la redacción y propuesta del nuevo Estatuto colegial, sin olvidar el complejo proceso de reorganización del turno de oficio.

Tampoco olvida en su mensaja a sus colegas de profesión "los contínuos embates de la Comisión Nacional de la Competencia y los del Eupilot de Bruselas" que explica "como espada de Damocles penden sobre el arancel -honorarios del profesional- y la exclusividad en el ejercicio de la procura".

A renglón seguido, el todavía decano del Colegio pontevedrés expone que en este tiempo su equipo también hubo de enfrentarse a graves problemas de carácter socioeconómico que han afectado al conjunto de los profesionales. Así pone de manifiesto la grave crisis financiera (la que comenzó en 2008), la prolongada huelga de los funcionarios de la Administración de Justicia en 2018 o el reciente parón judicial a nivel nacional como consecuencia del estado de alarma provocado por la pandemia de la covid-19, con las consecuentes "dificultades del día a día para nadar y guardar la ropa en esta época de nueva normalidad", consecuencia de la incertidumbre todavía existente.

Melón cierra su etapa como decano de los Procuradores con un agradecimiento a todos los cargos que le han acompañado en estos dos mandatos y en especial a aquellos "que han trabajado codo con codo en las comisiones de la Junta de Gobierno, sin pedir nada a cambio, siempre por y para el bien del Colegio".

Y en especial se despide de los empleados del Colegio: "Ana, Chelo, Loli, Mayse, Merche, Roberto y muy especialmente a Luis, Mary, Rosa y también a María José por su lealtad mostrada para con el Colegio en cada uno de sus actos".

Sin olvidar en su despedida a sus compañeros de profesión a los que agradece "toda su comprensión en esta etapa" a la vez que les pide disculpas "por los momentos en que haya podido equivocarme en alguna de las decisiones adoptadas..., aunque todas ellas tomadas siempre por el bien del Colegio de Procuradores y de sus colegiados".

Apostilla su carta dirigida a los compañeros con un homenaje que pretende hacer extensivo a todos los profesionales de pueblo como él que sigue ejerciendo en su despacho de Cambados.

Así subraya: "Como me siento de pueblo, para concluir no puedo menos que recordar y traer aquí palabras que el poeta de la tierra dedicó a la cuna de mi progenitor, grabadas en lo profundo de mi ser: probe, fidalgo e soñador, en mi despedida tal como entré".

Compartir el artículo

stats