Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se descargan partidas con viandas que casi llenan una mano

El mejillón cultivado en las bateas gallegas empieza a alcanzar un rendimiento óptimo

Ya no quedan bateas cerradas por biotoxinas marinas y las depuradoras aceleran el ritmo

Ha llegado el momento del mejillón. El molusco cultivado en las bateas gallegas empieza a alcanzar un rendimiento óptimo, tal y como indican tanto los productores como las empresas depuradoras consultadas.

Esto hace que el ritmo de pedidos aumente en estas instalaciones, al igual que empieza a hacerlo, e irá a más a partir de ahora, en la industria transformadora, es decir, cocederos y conserveras.

Lo cierto es que se están descargando partidas que permiten comprobar el buen tamaño del producto una vez cocido. Tanto es así que una sola vianda puede tener casi el tamaño de la palma de una mano.

Parece que el momento estelar en cuanto a rendimiento ha llegado antes en las rías de Pontevedra y Vigo, mientras que en Arousa lo hace con cierto retraso. Aunque también en estas aguas empieza a notarse la mejoría en las bateas exteriores, sobre todo en las de O Grove y Aguiño (Ribeira).

"Muy bien de carne"

"Muy bien de carne"En depuradoras como Mariscos Sálvora, situada en Vilaxoán (Vilagarcía) aseguran que el mejillón "está ya muy bien de carne, por lo que es relativamente fácil conseguir producto de veinte piezas en kilo, sobre todo en Pontevedra y Vigo, que es donde más se está trabajando ahora mismo".

También en este caso confirman que "ya hay buen producto en Sada (Ares -Betanzos) y empieza a mejorar en Meloxo (O Grove).

Entidades productoras como Socomgal y Cons do Udra, entre otras asentadas en las rías viguesa y pontevedresa, parecen ahora mismo las mejor colocadas, dado el tamaño que alcanza el producto de sus viveros.

"Un producto genial"

"Un producto genial""Tenemos que aprovechar este buen momento y la importante demanda existente -el tirón del verano se hace notar en los restaurantes- para trabajar al mayor ritmo posible, ya que nunca se sabe de cuánto tiempo dispondremos para ello; pero desde luego podemos estar satisfechos porque se está empezando a descargar un producto genial", insisten en Mariscos Sálvora.

Sin duda, el trabajo se ve beneficiado por la ausencia generalizada de biotoxinas marinas. Es cierto que quedan una quincena de bateas cerradas en Baiona desde febrero, lo cual tiene mucho que ver con las limitaciones introducida en los controles a causa del confinamiento por coronavirus.

Pero puede decirse que la popular y erróneamente conocida como "marea roja" ha desaparecido por completo, ya que las demás bateas -unas 3.300- están ahora mismo operativas.

Lógicamente esta situación no solo propicia las descargas de mejillón grande, ya que el tamaño no es el único requisito exigido por los clientes y consumidores. También se suministra una creciente cantidad de producto pequeño o mediano, especialmente interesante para los depuradores de Francia e Italia.

Compartir el artículo

stats